Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Pingüinos pierden sentido del gusto

De acuerdo con una investigación, una mutación genética podría haber llevado los pingüinos a dejar de percibir los sabores dulces, amargos y umami (de carne)

NOTIMEXFebrero 17, 2015 
Tiempo de lectura: 2 mins.
Estudio señala que los pingüinos han perdido sensibilidad para detectar sabores

GatewayTimeout

WASHINGTON.- Los pingüinos perdieron su habilidad para degustar tres de los cinco sabores básicos que percibían, pero esto parece no importarles porque siguen tragando enteros todos los peces, reveló una investigación genética.

La pérdida del gusto en los pingüinos, que es fundamental para la superviviencia en la mayoría de los animales, fue progresiva conforme han evolucionado y ahora los únicos sabores que pueden degustar son ácidos y salados, según los resultados del estudio.

Científicos estadunidenses y chinos realizaron una decodificación de genomas de pingüinos y descubrieron que “estaban desaparecidos” los genes de sabor que funcionaban como receptores de dulce, umami (o de carne) y amargos.

El profesor Jianzhi Zhang, de la Universidad de Wuhan, China, y de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, indica que estas aves marinas son ahora incapaces de percibir los sabores dulces, umami y amargos.

Destaca sin embargo que el comportamiento de los pingüinos de tragar toda la comida, su estructura y función de la lengua, sugieren que los pingüinos no necesitan la percepción del gusto porque de todas formas degluten peces enteros.

Por ahora no está claro si éste comportamiento es una causa o una consecuencia de la pérdida de sabores, añade.

Una de las pistas de lo que podría haber propiciado esta pérdida viene de la evolución de las aves en las capas de hielo congeladas de la Antártida, sugiere la investigación, publicada en la revista especializada Current Biology.

Explica que el envío de las señales de sabor dulce, umami y amargo al cerebro no funciona a temperaturas muy bajas, lo cual podría haber propiciado la pérdida del sentido del gusto.

bvn

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección
GatewayTimeout

Últimas noticias

Te Recomendamos