Este 15 de noviembre fue el Día Sin Alcohol, una fecha conmemorativa instaurada por la Organización Mundial de la Salud para concientizar sobre los efectos perjudiciales en materia física y psicológica que tiene el consumo de este tipo de bebidas.

Al respecto La Silla Rota seleccionó 5 películas realizadas en Hollywood y las cuales abordan el problema del alcoholismo y sus consecuencias.  

5 PELÍCULAS SOBRE EL ALCOHOLISMO

1. Días de vino y rosas

Se trata de un clásico sobre el tema y que, pese a haber sido filmada hace 60 años, no pierde vigencia. Jack Lemmon es un empleado que se vuelve un bebedor social y paulatinamente un alcohólico. Al inicio todo es divertido y su esposa, interpretada por Lee Remick, para estar a tono con él, también comienza a beber. Pero él se pierde tanto en el consumo del alcohol que es despedido y eso lo lleva a beber más y más sin control y junto con su esposa se sumen en ese infierno. Él toma conciencia de su situación y comienza su rehabilitación con ayuda de los Alcohólicos Anónimos, pero ella no acepta su ayuda y se hunde.

FOTO: PINTEREST

2. Cuando un hombre ama a una mujer

En el filme, dirigido en 1994 por el mexicano Luis Mandoki, la protagonista de la historia, interpretada por Meg Ryan, es una mujer que vive alegremente alcoholizada, sin percatarse de cómo daña a su familia, hasta que un día pone en riesgo a su hija. Su esposo, Andy García, vive para cuidarla, pero a su vez le resuelve todo. Por eso, cuando ella decide recuperarse y debe comenzar a resolver sus propios asuntos como parte de la terapia, la relación cambia entre ellos y deben rehacerla, lo que resulta doloroso sobre todo para él, que al ya no solucionarle la vida y perder el control sobre ella, no sabe qué hacer. El final es abierto.

3. 28 días

Estrenada hace 22 años, Sandra Bullock interpreta a una mujer que es enviada a una clínica de rehabilitación luego de tocar fondo al echar a perder la boda de su hermana y luego tener un accidente. Un juez decide que debe tomar tratamiento, lo que hace a disgusto -ella no decidió ir ahí y parte del tratamiento contra el alcoholismo es que un enfermo debe ir por su voluntad. Se ve reflejada en el espejo de otros pacientes con historias terribles y con mucho esfuerzo pero opta por la sobriedad. El filme refleja la terapia que se ofrece en los centros de rehabilitación por un lapso de 28 días y también es una metáfora de lo que ahí y afuera sucede con los alcohólicos en rehabilitación, que sufren sabotaje por parte de algunos seres queridos para que no dejen de beber, otros recaen y unos más deciden dejar de beber y vencen el miedo de no saber cómo será su vida sin alcohol. En el reparto figuran Viggo Mortensen y Steve Buscemi.

FOTO: PINTEREST

4. El vuelo

Película de 2012. Denzel Washington es un piloto con una vida desordenada y de excesos que logra salvar milagrosamente un vuelo que se enfilaba al desastre para todos sus pasajeros. Aunque sí hay una colisión, gracias a su experiencia y hábil maniobra sólo fallecen unas personas, entre ellas una sobrecargo con la que sostenía una relación y otros resultan heridos. Inicialmente queda como héroe, pero algunas inconsistencias detectadas y su historia personal, ya que no era la primera vez que piloteaba así, hacen que se le investigue. Lo que el espectador ya sabía, que mientras hizo el vuelo iba alcoholizado, drogado y con pocas horas de sueño, también es detectado por quienes lo investigan. Sin embargo, él se niega a admitir que tiene un problema con la bebida y las drogas y con ayuda del sindicato y la aerolínea, buscan tapar la verdad. Le impiden tomar y drogarse, pero se las arregla para hacerlo y aun así en el juicio parece salir adelante. Pero un recuerdo hace que eso cambie. El final es sorprendente. En el reparto figura John Goodman, quien da vida a un diabólico dealer, pero que en la vida real lleva sobrio 14 años.

5. Adiós a Las Vegas

Estrenada en 1995, Nicolás Cage ganó un Oscar por interpretar a un alcohólico irredimible que después de ser abandonado por su esposa y perder su trabajo, decide irse a vivir a Las Vegas, Nevada, la ciudad del pecado, para acabar ahí sus días con una copa o botella en la mano. Ahí vive un romance con una prostituta interpretada por Elizabeth Shue, dispuesta a ayudarlo pero que a pesar de detectar su alcoholismo, se aferra afectivamente a él. En cambio, a él nada lo distrae de su objetivo, solo quiere vivir y morir aferrado al alcohol en cualquiera de sus presentaciones, lo que no tarda en conseguir, hecho una ruina físicamente.

FOTO: YOUTUBE