Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Los 18 hábitos que afectan tu salud

Algunos de nuestras acciones cotidianas, a lo que estamos acostumbrados, no las realizamos correctamente, sino que las hacemos al revés.

RedacciónFebrero 17, 2015 
Tiempo de lectura: 5 mins.
Abrigarse para sudar la fiebre, no es tan bueno como se creía.

GatewayTimeout

Algunos hábitos que tenemos en la vida cotidiana los realizamos de manera errónea, ya sea porque así nos lo enseñaron o por desconocimiento.

Pero no te preocupes, pueden corregirse, pues de acuerdo con Laura Muñoz, del Grupo Hospitalario Quirón, explicó cómo pueden realizarse de manera correcta.
 
Echar la cabeza hacia atrás si sangra la nariz: Cuando la nariz sangra, lo primero que se debe hacer es tapar la nariz presionando la parte superior con los dedos, como una pinza, e inclinar la cabeza hacia adelante, para que se comprima la pérdida y la sangre drene hacia afuera para no tragarla o que pase a las vías respiratorias.
 
Abrigarse para sudar la fiebreCuando hay fiebre hay que evitar abrigarse, bañarse con agua fría y frotarse con alcohol. Lo que se debe hacer es tomar un antipirético y desabrigarse o bañarse con agua templada para reducir la temperatura corporal.
 
Tomar café al despertar: El cuerpo tiene un reloj interno que se encarga de aumentar el grado de alerta al despertar con el incremento de la producción de cortisol, que van disminuyendo posteriormente, por lo que resulta más efectivo consumir café hasta dos o tres horas después de levantarse. 
 
Hacer la dieta de un conocido: Al ponerse a régimen alimenticio debe tenerse en cuenta el sexo, la edad, las alergias e intolerancias alimentarias, entre otras, puedes condicionarán el contenido nutricional y calórico, por eso no es recomendable hacer la dieta de otras personas sin la evaluación de un médico.
 
No desayunar: Una dieta equilibrada exige ingerir alimentos cinco veces al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. El desayuno aporta energía para afrontar las tareas de la mañana y evita comer demasiado en las comidas principales. 

Usar tacones altos o zapatos planos: Los tacones altos favorecen la sobrecarga en el antepié y a la formación de juanetes, dedos en garra e infecciones en las uñas; mientras que el uso de zapatos totalmente planos ocasionan problemas en la región del talón como durezas, fascitis plantar o tendinitis de Aquiles. 
 
Cepillarse los dientes luego de comer: Luego de cada comida, especialmente si comiste alimentos con alto contenido ácido como frutas, jugos, vino o café, debe esperarse al menos 30 minutos para lavarse los dientes, pues de otra manera, sólo se repartiría el ácido por toda la boca, ocasionando posibles caries. 
 
Comer fruta como postre: La fructosa, ingerido después de la comida, aumenta rápidamente los niveles de insulina en la sangre y lo que se comió anteriormente se convierte en grasa con mayor facilidad. 
 
Dormir con la televisión prendida: La televisión o el uso de otros dispositivos electrónicos con pantalla antes de dormir disminuye la calidad del descanso, debido a que la luz que emiten tiene una longitud de onda que dificulta la melatonina en el cerebro, encargada de inducir y mantener el sueño.
 
Usar bolsos grandes: Con ellos sólo se lleva una gran carga inadecuada que provoca lesiones de hombre y espalda.
 
Lavarse mucho: El agua rompe el manto lipídico y la capa córnea que protegen la piel, con lo que puede deshidratarse. Por ello se recomienda lavarse las manos cinco veces,bañarse una sola vez al día, incluyendo el pelo y usar productos lo más neutros posible y con poco perfume. 

Usar un sostén cualquiera: 
El 70 por ciento de las mujeres no usa el sostén adecuado y  nueve de cada 10 desconoce su talla. Para evitar que esto afecte a tu salud y a tu higiene postural, ten en cuenta que el sostén no debe apretar ni dejar marca, los tirantes deben quedar rectos y la parte de atrás en posición horizontal, y el aro nunca aplastarte el pecho ni quedar despegado. 

Beber agua en exceso:
 Demasiada agua obliga a los riñones a eliminar más líquido y electrolitos necesarios para el organismo, como el calcio, el potasio, el magnesio o el sodio. Lo recomendable es ingerir dos litros y medio al día.
 
 Abusar de la sal: La sal sólo es perjudicial para quienes no la pueden eliminar, por lo que son ellos y no toda la familia los que deben sustituir este condimento por otros. 
 
Tomar medicamentos al primer dolor: No es recomendable tomar analgésicos con frecuentemente porque puede generarse una tolerancia al mismo pero tampoco aguantar muchos días el dolor, porque luego será mucho más difícil de tratar. 

Dejar lo difícil para el final: Si evitas lo difícil, todo se vuelva aún más complejo. Lo mejor es comenzar con las tareas más arduas, pues además de transmitir un mensaje de confianza, se afronta el resto con mayor seguridad.

Cruzar las piernas: Este gesto afecta a la espalda y a los músculos de la cadera. 

Fumar para relajarse: Fumar sólo provoca ansiedad, por ello, lo mejor es dejarlo (Con información de 20 minutos).
 
 
Más información Su Médico

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección
GatewayTimeout

Últimas noticias

Te Recomendamos