Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Fallece el nieto del 'Che' Guevara

El nieto del 'Che' Guevara falleció por complicaciones derivadas de una cirugía cardiovascular.

RedacciónEnero 21, 2015 
Tiempo de lectura: 5 mins.
Canek Sánchez Guevara

Lo + leído

Canek Sánchez Guevara, nieto del guerrillero Ernesto “Che” Guevara de la Serna y crítico del régimen cubano, falleció en la Ciudad de México a los 40 años, confirmó su tío Martín Guevara, en un post publicado en CaféFuerte.

Este martes, Canek falleció a causa de complicaciones derivadas de una cirugía cardiovascular.

Según medios, su salud se vio severamente afectada luego de que le detectaran una infección en el corazón causante de una neumonía y una falla renal que lo llevaron a su hospitalización.

Canek llegó al quirófano, donde falleció, luego de que se le realizará una operación de emergencia para reemplazarle dos válvulas.

Hijo de Hilda Guevara Gaesa y Alberto Sánchez Hernández nació en La Habana en 1974. Canek se convirtió en un inconforme con Cuba y abandonó su país natal para instalarse en Oaxaca, México.

“Me hice en Cuba: la amé y la odié como sólo se puede amar y odiar algo valioso, algo que es parte fundamental de uno”, confesó el escritor en un texto autobiográfico escrito en el 2006.

Aquí el texto que escribió su tío Martín Guevara en CaféFuerte:

Ha muerto mi sobrino Canek Sánchez Guevara, hijo de Hildita la mayor de todos mis primos y una de las mejores Guevara sin dudas.

No tengo palabras.

Tanto Hildita como Canek, que significaba “Serpiente Negra” en la lengua de los antiguos mexicanos,  vivieron a tope, tuvieron los huevos necesarios para hacer lo que creían correcto, fueron libres, valientes, inteligentes, cultos y también dañados por este mundo, tocados en el costado pero no hundidos.

A Canek no lo veo desde que era un niño, el día que mi padre llegó casi inválido a La habana en un vuelo con el síndrome de Guillain Barré, mientras mi abuelo Ernesto, estaba en la clínica con un derrame cerebral. Ese día estábamos cursando una botella de ron Caney que llevamos Evelio y yo al departamento de Hildita. Se fueron a dormir Canek y Camilo, llamaron con la noticia a lo de Hildita y salí corriendo al Hospital Ameijeiras, pasé la noche con mi padre, la curda se me disipó al instante que vi al viejo, un tipo duro, necesitando ayuda, no sabía si moriría, el abuelo también estaba a punto. La parca rondó aquella noche gentil y segura.

Me echaron de Cuba al poco tiempo. Cuando me permitieron regresar a los cinco años de visita, Hildita me llamó a casa de mi madre varias veces, me dijo que la fuese a ver porque estaba muy mal, yo no entendí la gravedad de sus palabras y dejé la visita para los últimos días, al final entre las borracheras y las visitas a mi hijo Alejandro llegó el día de regresar.

A los dos meses me llamaron a Argentina, par decirme que mi prima mayor, la dulce y rebelde Hilda Guevara Gadea, hija de mi tío Ernesto, quien también había fallecido joven, murió de cáncer habiendo tanto hijo de puta suelto.

Hoy en una operación complicadísima se quedó Canek. O se fue. Creo que él tuvo más oportunidad de enfilar su barco de la irreverencia hacia buen puerto que Hildita, aunque seguía buscando la misma paz que la madre y el abuelo.

Gran escritor, gran sincero, valiente, inteligente.

Apestado para todos los obsecuentes de Fidel y Cía, le dieron la espalda de la manera más abyecta, por ser valiente desde jovencito, punk, rebelde, y perseguir esa verdad interior que te lleva tanto al error como a la originalidad, consecuente con sus planteos, denunciaba sin titubear las andanzas de todo menos revolucionarias de los que abandonaron a su abuelo.

No lo volví a ver desde que era niño pero lo he leído estos años y estábamos en contacto por las redes por similitud y afinidad en pensamiento, puntos de vista y gustos y por afecto familiar, se había convertido en un hombre en constante búsqueda con una gran honestidad intelectual.

Parece como que hay una línea familiar desde Ernesto tío hasta él pasando por Hildita que los lleva a irse del aire persiguiendo fantasmas y sueños que no andan rondando por aquí.

Adiós Canek, recuerdos a Hildita, dile que la quiero mucho. Nos vemos por allí, enredados entre fantasmas y sueños, sobrino maestro.

cnbd

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

Te Recomendamos