¡De película! Un hombre que comenzó a trabajar como cerillito en Bodega Aurrerá, terminó trabajando como vicepresidente sénior de la empresa.

José Luis llegó a los 16 años trabajar de tiempo parcial en el establecimiento cuando estaba a punto de entrar a la preparatoria y de ahí pasó a ser buscador de precios, para después ascender como cajero.

Después de 7 años, el joven Luis fue contratado como auxiliar de personal con la ventaja de estar de ser trabajador de tiempo completo.

Con el tiempo, el ya ingeniero por la UAM obtuvo el cargo de gerente en diversas tiendas, luego director de distrito, regional y de operaciones hasta que pasó a ser vicepresidente sénior de Bodega Aurrerá.

José Luis Torres se retiró de su puesto, luego de más de 40 años de trabajar en la empresa, en marzo del 2016. 

aemz