Ralph Lauren se ha disculpado por vender un artículo de ropa que supuestamente copió diseños indígenas mexicanos.

La cadena de moda estadounidense fue acusada de "plagio" por la esposa del presidente de México, Beatriz Gutiérrez Müller, y por la ministra de cultura de ese país.

Tras los hechos, respondieron con un comunicado en el que expresaron estar "sorprendidos" de ver que la prenda en cuestión todavía estaba a la venta, después de haber emitido una "directiva severa" meses antes para retirarla.

La compañía de ropa dijo que estaba trabajando para averiguar cómo terminó el producto en el piso de ventas y que estaba "profundamente arrepentida de lo que sucedió".

La acusación de plagio

La esposa del mandatario Andrés Manuel López Obrador compartió una imagen de una prenda larga que tenía rayas y patrones y colgaba en una tienda con una etiqueta de Ralph Lauren.

Publicó que "copiar" estos patrones era "incurrir en plagio", algo que calificó de "ilegal e inmoral".

Por lo tanto, la escritora e investigadora, agregó que ese artículo en particular se apropió del diseño de las prendas que usaban los pueblos de Contla y Saltillo, y pidió una compensación para las comunidades indígenas.

"Oye Ralph: ya nos dimos cuenta de que te gustan mucho los diseños mexicanos, sobre todo los que elaboran culturas ancestrales que preservan la tradición textilera. Sin embargo, al tú copiar estos diseños incurres en el plagio, y como sabes, el plagio es ilegal e inmoral. Por lo menos reconócelo. Y ojalá resarzas el daño a las comunidades originarias que hacen ese trabajo con amor y no con fines lucrativos millonarios", se lee en la publicación.

Tras el comunicado publicado por Ralph Lauren, Beatriz Gutierrez Müller emitió una invitación a la marca al municipio de Contla, en el estado de Tlaxcala, para conocer el trabajo de los artesanos que hacen estas prendas desde hace siglos. 

aemz