Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

A 110 años del primer caso de alzhéimer

El alzhéimer se descubrió en 1901, hace 115 años en el Hospital para Enfermos Mentales y Epilépticos de Frankfurt, Alemania

RedacciónSeptiembre 21, 2016 
Tiempo de lectura: 4 mins.
A 110 años del primer caso de alzhéimer

GatewayTimeout

El alzhéimer se descubrió en 1901, hace 115 años en el Hospital para Enfermos Mentales y Epilépticos de Frankfurt, Alemania, cuando Alois Alzhéimer, un psiquiatra con experiencia en estudios histológicos (la disciplina que se encarga de estudiar los tejidos orgánicos) cuestionó al respecto a Auguste Deter, una mujer de 51 años que respondió de manera errónea y titubeante.

Desde su origen a la fecha, el alzhéimer se constituye como la enfermedad neurodegenerativa más frecuente de nuestro tiempo y hoy se celebra el Día mundial del padecimiento.

Lee: Polo Polo desmiente rumores sobre Alzheimer

 

Para conmemorar el aniversario, hoy se reconstruye la historia de Auguste Deter, quien no tenía antecedentes familiares de alcoholismo o trastornos mentales, tampoco tenía ninguna posibilidad de infección sifilítica, ni enfermedades graves anteriores.

Auguste Deter era hasta comienzos de 1901 una mujer normal. Pero comenzó a delirar, incluso imaginó que su marido la engañaba con una vecina, rompía cosas, cometía errores al cocinar y sufría episodios de terror imaginando que fallecía.

Cuando Deter murió en 1906, después de casi un año de apagamiento progresivo. Tras la muerte de la paciente, el doctor Alzhéimer pidió que le fueran enviados a Múnich, Alemania, todos los registros médicos y el cerebro de la fallecida.

Seis meses después, en una conferencia de psiquiatras celebrada en Tübingen, Alzhéimer ofreció una conferencia que se puede considerar histórica: Una nueva enfermedad grave característica de la corteza cerebral.

Auguste Deter sufría alucinaciones, delirios e incapacidad para generar nuevos recuerdos. Fue el primer caso documentado de Alzhéimer.

En la ponencia Alzhéimer no dio una definición concreta de la enfermedad que hoy lleva su nombre. Sin embargo, ofreció una descripción detallada del tipo de demencia más común, una enfermedad que en el mundo tan solo en 2015 afectaba a 47,5 millones de personas, según las estimaciones de la Primera Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de la Salud sobre la Acción Mundial contra la Demencia.

Logros de Alzhéimer

 A través del caso de Auguste Deter, el psiquiatra Alzhéimer fue capaz de elaborar un completo catálogo de los síntomas de una enfermedad neurodegenerativa que afecta sobre todo a las personas mayores de 65 años.

El minucioso historial clínico elaborado por Alzhéimer estuvo perdido hasta 1995, cuando los doctores Konrad Maurer, Stephan Volk y Hector Gerbaldo lo hallaron, tras dos años de búsqueda, en uno de los sótanos del centro en el que el psiquiatra había conocido a Auguste Deter.

Los tres doctores describieron el contenido de la carpeta azul en un artículo en The Lancet: donde aparecieron cientos de anotaciones, la transcripción del diálogo que encabeza este artículo y varias fotografías. Nadie había visto esos registros desde 1909, pero la prehistoria de la enfermedad de Alzheimer acababa de salir a la luz.

La historia clínica de Deter estuvo perdida hasta 1995. Al descubrirla, salió a la luz un completo estudio sobre la sintomatología y características de la enfermedad.

En aquella raída carpeta azul estaba el material que animó a Emil Kraepelin, mentor de Alzheimer, a darle a la enfermedad el nombre de su discípulo en 1909, con motivo de la octava edición de su Manual de Psiquiatría, porque el doctor que trató por primera vez a Deter no se limitó a anotar los síntomas de su enfermedad.

Por lo anterior, investigó sobre el cerebro de la paciente, por lo que olas pesquisas permitieron ubicar la enfermedad por la multiplicación de “placas” en algunas zonas del cerebro y por la presencia notable de una sustancia peculiar en el córtex cerebral.

Esos dos elementos, conocidos hoy como placas seniles y proteína beta-amiloide, las cuales siguen siendo desde la identificación del padecimiento las dos dianas fundamentales de la Ciencia para frenar la enfermedad que destruye nuestra memoria.

Con información de The Huffington Post

ss

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección
GatewayTimeout

Últimas noticias

Te Recomendamos