Seguramente la has visto en el gimnasio, adentro del salón de crossfit o donde imparten las sesiones de clases funcionales, pero sigues sin atreverte a probarla. 

Pues ha llegado el momento de presentártela formalmente, aquí tienes a la máquina de remo, tu nueva amiga en el gimnasio que será tu mejor aliada en tu entrenamiento, ¿no me crees? 

Así como lo acabas de leer, la máquina de remo o remo, simplemente, es una super poderosa herramienta con la que trabajas todo el cuerpo, así es ¡todo el cuerpo! 

Inspirada en las balsas, la máquina se diseñó para que se repliquen prácticamente todos los movimientos que se hacen cuando se practica el remo sobre una embarcación. 

Foto Pexels

A diferencia de otros aparatos de cardio, como las caminadoras, elípticas o escaladoras —que siempre suelen estar ocupadas—, existen otras, como la remadora, que resulta más completa y eficaz en cuanto a resultados, pues no sólo se limitará a ayudarte a desarrollar tu resistencia cardiovascular, sino que también se verá beneficiado el trabajo muscular

Como te dije al principio, con la máquina de remo se trabaja todo el cuerpo. A diferencia de una caminadora, escaladora o elíptica, por mencionar algunas, el trabajo cardiovascular se limita a las piernas, dejando prácticamente de lado el tren superior; en cambio, con la remadora se trabajan las piernas como impulso (a través de un movimiento constante y explosivo), lo mismo que brazos, pecho, espalda y demás músculos del tren superior para realizar la operación que solicita la propia máquina de jale y empuje. De ahí que se estime que se trabaje el 80% de los músculos del cuerpo en una sesión de remadora

Foto Pexels

Sumado al trabajo muscular, el trabajo del remo es de los más demandantes, por lo que la quema de calorías está garantizada. Se estima que llegas a perder hasta 600 calorías por hora. A eso súmale el trabajo muscular, tu cuerpo se trasformará completamente y en un corto periodo. 

Como toda herramienta para cardio, su función está directamente ligada a mejorar la resistencia cardiovascular a través de la respiración. Al tratarse de una disciplina demandante, en la que trabajas todos los músculos de tu cuerpo, tu ritmo cardiaco se acelerará indudablemente, así que la remadora te ayudará a ir controlando mejor tu respiración, aumentando entre cada sesión tu resistencia, que después te beneficiará en otros entrenamientos. 

Foto Pexels

Además, a diferencia de otras disciplinas, con el ejercicio de remo en máquina reduces el dolor en las articulaciones, por ejemplo, cuando corres puedes sufrir malestares en talones, tobillos o rodillas; en cambio, aquí el movimiento es más amigable con el cuerpo evitando así molestias o inflamaciones. 

Está por demás, pero al ejercicio, sin importar qué disciplina o entrenamiento se haga, se le ha atribuido el poder de liberar el estrés y la tensión que a diario nos aqueja por nuestras actividades y rutina. En el caso del ejercicio de cardio sumado al entrenamiento muscular del remo ayuda a generar endorfinas, que tienen un efecto analgésico en el cuerpo, reduciendo el dolor y malestar, así como mejorando nuestro estado mental y emocional. 

 Foto Pexels

La máquina de remo también puede ayudarte a entrenar cuando no tienes mucho tiempo. A todos nos ha pasado que tenemos los minutos contados y ante la desidia de si entrenar poco o no hacerlo, nos inclinamos mejor por perder el día de ejercicio, la remadora será tu mejor alternativa para aprovechar el poco tiempo disponible. Unos 20 minutos de jale intenso, previo un calentamiento, serán suficientes para activar el cuerpo, ejercitarte y hacer valer tu día.