Otra vez Kim Kardashian es noticia. A más de un mes de que se celebrara el MET Gala de Nueva York, su paso por la alfombra roja sigue dando de qué hablar, pues ahora se le ha acusado de haber maltratado y dañado el vestido que lució esa noche y que perteneciera a Marylin Monroe

De acuerdo con Scott Fornet, quien posee la colección privada más grande y significativa de la actriz de Hollywood—con archivos y objetos personales que pertenecieron a Monroe—, el vestido una vez que fue devuelto presentó daños en las costuras y algunos cristales se desprendieron y otros más simplemente cuelgan

Para evidenciar los daños, aprovechó sus redes sociales para mostrar el maltrato que sufrió el vestido comparando con fotos del antes y después de haberse usado por parte de Kim Kardashian

En las imágenes también se puede ver que el material con el que fue confeccionado, que es una tela transparente presenta algunos desgarres, en especial en la parte trasera, que es donde se encuentra la cremallera. 

Scott Forner, además de criticar a Kim por el descuido hacia la prenda, considerada pieza clave en la historia de la cultura pop, lo hizo hacia el propio Museo de Ripley, responsable de tener el vestido en custodia y que fue el que aprobó la salida del mismo para que la socialité lo usara durante la Gala del Met

A través de redes sociales, Scott demostró que el Museo mintió en todo momento, pues desde que Kim lució el vestido ellos confirmaron que se tomaron todas las medidas para preservar la pieza. Incluso, compartió fragmentos del comunicado de prensa que compartió el propio Ripley al respecto, en el que aseguraban se cuidó la integridad del vestido. 

“Siempre nos aseguramos de que en cualquier momento que sintiéramos que el vestido estaba en peligro de rasgarse o nos sintiéramos incómodos por cualquier cosa, siempre teníamos la capacidad de poder decir que no íbamos a seguir con esto”, escribió Ripley el 5 de mayo, un día después de la gala en Nueva York. 

Ahora a un mes de distancia, se confirma que el comunicado mentía y que no se cumplieron con los protocolos de protección de la pieza, pues ahora el vestido presenta “daños significativos”, tal como lo expresó Scott en redes sociales con videos e imágenes comparativas de la pieza. 

“Una comparación de fotos de antes y después con cristales perfectamente alineados. Y sí, es el mismo vestido en las fotos de antes y después”, escribió el propio Scott Forner comparando en una misma imagen los dos vestidos. 

Desde que se hizo pública la noticia, en redes sociales se inició una campaña contra Kim y el museo de Ripley, incluso comenzaron a salir imágenes nuevas y videos sobre el vestido que perteneciera a Marylin Monroe y que se volviera un icono, pues fue con el que le cantó Happy Birthday al entonces presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy

En un video, que fue subido por el propio Ripley se ve como personal del museo intenta cerrar el vestido sobre el cuerpo de Kim, que evidentemente no le ajusta. En las imágenes, una mujer rubia, que se sabe forma parte del staff del recinto, es quien, en su intento por cerrar la cremallera, estira y frota el vestido, intentando que cierre. 

Hasta el momento Kim no ha dado declaraciones al respecto. Además, los internautas se han volcado en criticar que ni los 7 kilos que bajó Kim fueron suficientes para que el vestido de Marylin no se dañara.