A veces los gastos por el próximo curso escolar de los niños hacen que los ahorros se esfumen y el presupuesto para salir de viaje se reduzca considerablemente. 

Una propuesta para no desaprovechar la temporada de vacaciones es acudir a un Pueblo Mágico que, además de sus grandes atractivos, son destinos que se ajustan a todos los bolsillos tanto para hospedarse, como para conocer, visitar y comer. 

Un estado que alberga varios Pueblos Mágicos y que está muy cerca de la Ciudad de México es Guanajuato, conocida como la Cuna de la Independencia, que posee grandes atractivos históricos y una gastronomía única que lo convierte en el destino ideal para visitar esta temporada. 

Comonfort 

A tres horas en carretera de la Ciudad de México, Comonfort en uno de los nuevos Pueblos Mágicos en nuestro país, pues obtuvo su nombramiento en 2018. Dentro de sus atractivos turísticos sobresalen la Parroquia de San Francisco, el Museo Doctor José María Luis Mora, las Zonas arqueológicas de Orduña de Abajo y Los Remedios, así como la Fábrica de Soria, su Centro Histórico y los Viñedos San Miguel y Capillas de indios siglo XVI. 

Dentro de su oferta gastronómica, podrás disfrutar de las gorditas de maíz quebrado, las enchiladas, las frutas de horno, charamuscas y sus nieves tradicionales. Además, te puedes hacer un molcajete de piedra, por si no tienes en casa, pues es una artesanía popular de la región. 

Foto Cortesía

Mineral del Pozo 

Su atractivo es que el destino está rodeado de leyendas e historias, lo que lo convierte en un sitio lleno de misticismo. Los Hornos Jesuitas son una visita obligada, donde podrás recorrer minas, comprar artesanías, comer platillos de la cocina prehispánica y pasear a campo traviesa en bicicleta, si te gusta la adrenalina. No te puedes ir sin haber probado un vaso de colonche, que es un fermento de la tuna roja, que se da en la región, así como comer tacos de escamoles. Para pasar la noche, podrás hacerlo en casonas antiguas que fueron transformadas en hoteles boutiques. 

Foto Cortesía

Dolores Hidalgo

Es un destino que todo mexicano y extranjero debe visitar al menos una vez en la vida. Se trata del lugar donde se inició el movimiento de Independencia, encabezado por el cura Miguel Hidalgo, el 16 de septiembre de 1810. Además de sus coloridas calles, llenas de edificaciones de gran valor histórico, podrás visitar otros sitios de interés, como el Parador Turístico José Alfredo Jiménez, el Museo del Vino, la Casa de Abasolo, Casa Museo José Alfredo Jiménez, Casa de Visitas, Museo de la Independencia Nacional, Casa Museo Hidalgo, Parroquia de Nuestra Señora de Dolores y la Parroquia de la Asunción, entre otros atractivos. 

De recuerdo podrás adquirir piezas de orfebrería o llevarte botellas de vino, de los que se cosechan en los viñedos de la región, como Cuna de Tierra o la Santísima Trinidad. 

Foto Cortesía

Jalpa de Cánovas 

Se trata del Pueblo Mágico que forma parte de las Rutas Turísticas de Negocios, Aventura, Haciendas del Bajío y Cristera. De sus atractivos destaca el Templo del Señor de la Misericordia —construido en ladrillo rojo—, su acueducto y los cascos enormes de haciendas. Jalpa de Cánovas es conocido como El Granero de México por ser una tierra fértil y gran productor de granos, membrillo y otros frutos. En Jalpa encontrarás presas, jardines, parques, plazas, santuarios y numerosos templos dignos de inmortalizar en fotografía. 

Foto Cortesía

Yuriría 

Se trata del Pueblo Mágico que toma su nombre del lago Yuririapúndaro, que también es conocido como Lago de Sangre. La ciudad está rodeada de templos, parroquias y conventos con fachadas y portadas de construcciones muy pintorescas.  

Uno de sus atractivos es recorrer el pueblo paseando a caballo, en moto o en lancha por el lago, donde también se puede pescar. También podrás visitar el Parque Cráter La Joya, en el que se localizan 15 cráteres volcánicos. 

 En cuanto a su propuesta gastronómica, podrás probar muchos antojitos de la región, como tacos de carnitas, barbacoa, mole y tamales de ceniza.  

Foto Cortesía

Salvatierra 

Salvatierra destaca por su riqueza prehispánica, además de templos y haciendas que se encuentran en perfectas condiciones para poderlas visitar. Otros de los puntos turísticos para visitar son sus templos, el Ecoparque El Sabinal, la Plaza de Armas y el Convento de San Francisco, el Santuario de la Virgen de la Luz, Templo del Carmen, Puente de Batanes sobre el Río Lerma y el Convento-Fortaleza de Las Capuchina. 

Gracias a los múltiples templos y centros religiosos, es que se fabrican rompope artesanal, que podrás llevarte de recuerdo para compartir con la familia, además, de otras piezas como manteles y servilletas bordadas. 

Foto Cortesía