No sé ustedes, pero hay cosas de viajar que no son tan placenteras, como los traslados, las filas para abordar, los tiempos esperas y en mi caso, hacer una maleta. Aun cuando salga un simple fin de semana, el tema de empacar se vuelve un martirio porque, así como muchos de ustedes, siempre termino llevando una maleta de grandes dimensiones y con un exceso de equipaje

Para aligerar, literal, la carga de hacer la maleta, se han diseñado algunas propuestas y tutoriales con ideas realmente interesantes y muy efectivas para lograr el cometido de viajar únicamente con lo indispensable. 

Foto Pexels

Estos consejos tienen como objetivo hacer más placenteros los traslados, al no llevar maletas tan pesadas y voluminosas. Además, te ahorrarás dinero, pues actualmente muchas aerolíneas cobran el servicio de documentar equipaje y también evitarás los tiempos de espera para recoger tu maleta en las bandas. 

Foto Pexels

Por esta razón es que es importante dedicarle tiempo a hacer la maleta, para evitar contratiempos y gastos innecesarios. 

Escribir una lista del itinerario 

Para los expertos de Privalia lo principal a la hora de armar tu maleta es “crear una lista de lo que necesitas empacar, revisar el clima y las actividades que harás”, sugieren. Tomando en cuenta estos aspectos, determinarás cuántos looks realmente necesitas por día, dependiendo tu agenda, así delimitarás al mínimo los cambios que llegarás hacer. 

Foto Pexels

Rollitos de ropa 

La gran mayoría solemos empacar con la ropa doblada una encima de la otra. Si bien la idea es que llegue lo menor arrugada, al final muchas prendas no logran sobrevivir los trayectos. Así que la recomendación que se da es llevar la ropa en forma de rollo, “ya que al hacerlo ocupará menos espacio en tu maleta y, además, aunque parezca mentira llegará menos arrugada”, explican los estilistas de Privalia.  

Foto Pexels

Incluye organizadores 

Aunque creas que es un gasto inútil, no lo es. Consigue cubos plegables u organizadores para segmentar la maleta, así podrás clasificar y organizar tu ropa, calzado y accesorios.  

Ropa fácil de transportar 

Existen ciertas texturas más amigables para trasportarse, como lo son las telas elásticas o prendas tejidas o de punto que difícilmente se arrugan. Así que considera las piezas de tu closet que sen menos delicadas durante los traslados o que al llegar al hotel se desarruguen solas con solo colgarlas. Así no tendrás que estar planchando tu camisa o vestido todo arrugado. ¡Son vacaciones! 

Foto Pexels

De arriba abajo 

Una regla que todos aplican, pero que no está demás repetirla es que todos los objetos pesados, como zapatos, colócalos hasta el fondo, así le darás estabilidad a la maleta y hasta arriba las prendas, de preferencia dejando hasta el final, o sea, que quede hasta arriba el outfit que quieras usar primero. 

Foto Pexels

Todo enbolsado 

Evita llevar contigo shampoo, crema o acondicionador, a menos que sea realmente necesario. De preferencia ocupa las amenidades que te brinda el hotel. Si por necesidad tuvieras que llevar dichos productos contigo hazlo dentro de una bolsa o neceser con recubrimiento plástico, por si algo se derrama. 

 Un look extra 

No te emociones si crees que tienes permiso de carga una muda de ropa extra. En realidad, sí la vas a llevar, pero no dentro de tu maleta si no en tu bolsa o mochila que llevas contigo, previniendo cualquier contratiempo, como que tu maleta no llegó o la enviaron a otro destino o, en el peor de los casos, que se extravíe. ¡Ojo, este punto es exclusivo sólo si viajas en avión

Foto Pexels

Del 5 al 1 

Un consejo que vale la pena replicar es el que aconseja el The New York Times en su publicación La mejor manera de empacar una maleta, en el que aconsejan llevar la ropa basados en la numeración del 5 al 1 cuando viajamos por una semana, donde 5 es el número de ropa interior, cuatro prendas para la parte superior, tres para la parte inferior, dos zapatos y un sombrero. 

Foto Pexels