Tras el fallecimiento de la Reina Isabel II ha surgido la preocupación entre sobre quién o qué pasará de las mascotas de sus masctoas.

La Reina de Inglaterra era dueña de dos corgis, Muick y Sandy; una dorgi, llamada Candy, y una cocker spaniel, que responde al nombre de Lissy.

La biógrafa de la familia real británica, Ingrid Seward, durante más de 20 años, declaró a la revista neoyorquina Newsweek que la familia de Isabel II se quedará a cargo de los perros de la monarca fallecida.

"Probablemente, Andrew (el hijo menor de la monarca), cuidará de los más jóvenes, los corgis y la dorgi", dijo la biógrafa.

Por otro lado la autora del libro All The Queen´s Corgis (2018), Penny Junor, sugirió que los perros podrían ser atendidos por el personal de la reina.

"El cuidado de los perros ha recaído a veces en los lacayos, pero principalmente en la modista de confianza, asistente y mano derecha de la Reina, Angela Kelly; y en su paje igualmente confiable desde hace muchos años, Paul Whybrew, a quien se vio caminando con la Reina y los perros en la parodia de James Bond".

aemz