Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Gente
Películas y Series
Ser bella
Placeres
Gastronomía
Gadgets y videojuegos
Viral
Mascotas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Madonna: 61 años de la irreverente, polémica y transgresora “Reina del Pop”

Desde sus comienzos, la “Reina del Pop” trasciende los estereotipos y rompe todos los moldes. Sus frases revelan aspectos no tan conocidos de una de las artistas más importantes de las últimas cuatro décadas

REDACCIÓNAgosto 16, 2019 
Tiempo de lectura: 1 mins.
Símbolos religiosos, aborto, masturbación, sexo con un santo negro, crucifixiones en el escenario, Evita, Bush e Irak. Estas palabras podrían englobar todo lo que es Madonna (FOTO TOMADA DE WEB)

Hoy cumple 61 años Madonna Louise Veronica Ciccone, “La Reina del Pop” y para celebrarlo haremos un listado de sus mejores frases que bien podrían explicar por qué Madonna es Madonna.

Madonna llegó a un mundo demasiado mojigato  al que sedujo con su transgresora personalidad, lo cual la convirtió en lo que es hoy, una estrella de su gran magnitud. Hace 20 años “La Reina del Pop” aseguraba “no arrepentirse absolutamente de nada” en la canción “Human Nature”; una y otra vez jugó con los límites del sexo o la religión, convirtiéndose en estandarte de los reprimidos.

Madonna ha sido contundente con muchas de sus frases y estas podrían ser la explicación de por qué sigue en la cima del éxito:

Cuando tengo hambre, como. Cuando tengo sed, bebo. Y cuando tengo ganas de decir algo, simplemente lo digo.

La primera vez que vine a Nueva York fue la primera vez que me montaba en un avión. También la primera vez que me monté en un taxi. Fue la primera vez de todo. Y llegué sin conocer a nadie y con solo 35 dólares en el bolsillo. Eso es lo más atrevido que he hecho en la vida.

Soy dura, soy ambiciosa y sé exactamente lo que quiero. Si eso me convierte en una zorra, me parece perfecto.

No soy feminista, soy humanista.

La gente siempre dice que soy polémica, pero creo que lo más polémico que he hecho es seguir viva.

Soy un hombre gay atrapado en el cuerpo de una mujer.

El poder es un gran afrodisiaco. Y yo soy una persona muy poderosa...

Sé que no soy la que mejor canta ni la que mejor baila. Pero no estoy interesada en eso, sino en provocar al público y despertar su conciencia política.

Ya no quiero que nadie imite mi forma de vestir, sino de pensar. Si la gente vistiera como Britney Spears y pensara como Madonna todo iría bien en este mundo.

Marilyn Monroe fue una víctima y yo no, por eso no hay comparación posible entre las dos.

La gente creía que un día despertarían y ya no estaría allí. Pero se equivocaban: nunca me iré.

El amor es emoción, y el sexo, acción.

Quiero ser como Gandhi, Martin Luther King y John Lennon, pero también quiero estar viva.

No encuentro nada sexualmente atractivo en esta habitación.

Nunca he tenido una vida convencional, así que sería de idiotas creer que ahora voy a empezar a tomar decisiones convencionales.

Hay momentos en los que no puedo creer lo mayor que soy. Pero lo cierto es que me siento mejor ahora que hace 10 años, así que no tengo la sensación de haberme perdido nada.

Si fuera otra vez una niña, me gustaría ser como mis fans: querría ser Madonna.

Una de las cosas que me ayuda a contar una historia a través de la música es crear un personaje. Para ello tengo que tener una musa, ya sea Frida Kahlo, Martha Graham, Marlene Dietrich o Pipi Calzaslargas.

Creo que todo el mundo debería casarse al menos una vez en la vida para que vieran lo estúpida y antigua que es esa institución.

Mi gran debilidad es mi inseguridad. Soy muy insegura. Vivo plagada de inseguridades las 24 horas del día.

El poder es que alguien te diga que no te quiere y que eso no te deje destrozada.

Pobre del hombre cuyo placer dependa del permiso que otros le den para conseguirlo.

A veces tienes que comportarte como una zorra para que te hagan caso.

Si que me critiquen es el precio que tengo que pagar para que en el futuro cualquier mujer de 50 o 60 años entienda que puede disfrutar libremente de su sexualidad como lo hacía con 20, que así sea.

Escucha: a todo el mundo le interesa mi opinión.

Algo que he aprendido con el tiempo es que no soy la dueña de mi talento, sino su manager.

A veces pienso que nací para hacer honor a mi nombre. ¿Cómo podría ser algo distinto a lo que soy llamándome Madonna? Era ser esto o ser una monja.


nl



Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Te Recomendamos