La empresa de boletos Ticketmaster volvió a asegurar que "no tolera ni participa en la reventa de boletos", afirmando que se trata de una práctica que ha denunciado ante las autoridades e incentivado acciones en su contra.

Ante el enojo de miles de personas tras los pasados conciertos del cantante Bad Bunny en la Ciudad de México, Ticketmaster lanzó un comunicado más sobre la polémica que se generó en la primera fecha del artista puertorriqueño.

La demanda más alta de México

La boletera explicó que "la demanda por los boletos de Bad Bunny en la Ciudad de México fue la más alta de la historia del país, al registrar más de 4.5 millones de personas en búsqueda de una de las apenas 120 mil localidades disponibles".

Ticketmaster informó "el viernes se presentó en los accesos una cantidad sin precedentes de boletos falsos". Lo que provocó confusión en el personal de acceso e incluso provocó fallos en el sistema de lectura de boletos.

Profeco afirmó que tiene identificados al menos mil 600 boletos duplicados del concierto del 9 de diciembre, otros 110 del 10 de diciembre; estima que hay 200 más por registrar.

"No es posible detectar cuál (boleto) es el falso, si los emite Ticketmaster, ¿cómo van a ser falsos? Son duplicados", indicó el titular de la Profeco en entrevista con Radio Fórmula.

Señalaron que el sistema "impidió reconocer por algunos momentos la identificación de boletos legítimos". Es así que las personas afectadas podrán solicitar un reembolso total de su compra además de una indemnización del 20 por ciento del total del valor de la compra.

Además, la empresa norteamericana dio a conocer que colabora con Profeco en una investigación para esclarecer los sucedido, después de que este lunes Ricardo Sheffield, titular de dicha instancia, advirtió sobre una posible multa a la empresa vendedora de boletos.

Mencionaron que próximamente darán a conocer medidas tecnológicas que les ayudarán a reducir la venta de boletos falsos o duplicados.

aemz