Silvia Pinal reconocida actriz, empresaria, política, productora y diva del cine mexicano de 91 años de edad, también es pionera del teatro de la comedia musical y de la televisión en México, motivo por el cual hoy 29 de agosto recibe un merecido homenaje en el Palacio de Bellas Artes por su trayectoria.

Y también estará la exposición "Poética de una vida Silvia Pinal visión, cine y creación", de martes a domingo, de 10 a 18 horas e el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Silvia Verónica Pasquel Hidalgo nació el 12 de septiembre de 1931 en Guaymas, Sonora. Desde niña sintió fascinación por el mundo del espectáculo, pues además del cine y la música, le gustaba escribir y recitar poemas.

Comenzó a prepararse tomando clases de ópera con una profesora particular y luego con el profesor Reyes Retana, con quien participó en montajes como "Las hijas de Cádiz" y "Madame Butterfly".

SUS INICIOS

El primer paso de Silvia Pinal hacia la fama fue cuando participó en un certamen de belleza, donde obtuvo el título de Princesa Estudiantil de México. En su coronación conoció a los actores Rubén Rojo y Manolo Fábregas, con quiénes entabló una estrecha amistad. Mientras estudiaba bel canto, entró a trabajar como secretaria en los laboratorios farmacéuticos Carlos Stein.

En la academia de música, Pinal audicionó para conseguir un papel en la ópera La Traviata, pero dicha audición fue un fracaso. Entonces su profesor la alentó para tomar cursos de actuación en Bellas Artes, donde fue la alumna de Carlos Pellicer, Salvador Novo y Xavier Villaurrutia. Debutó como extra en una representación de "Sueño de una noche de verano", de William Shakespeare.

Continuó trabajando en la firma de productos farmacéuticos, en el departamento de publicidad. Su jefe, sabiendo que ella estudiaba actuación, le dio oportunidad de participar en la grabación de algunas comedias radiofónicas en la XEQ. Debutó en la comedia "Dos pesos la dejada", junto a Luis Manuel Pelayo y Carlota Solares.

En 1949 debutó con un papel en la cinta "El pecado de Laura", donde trabajó junto a Rafael Banquells, su esposo en ese momento. A esta le siguió "Bamba", "Escuela para casadas", "La mujer que yo perdí", "Mujer de medianoche", "El portero", "El rey del barrio" y "La marca del zorrillo".

LLEGA LA FAMA

En 1953, firmó un contrato con los estudios FILMEX, DE Gregorio Wallerstein, quien le dio sus primeros trabajos estelares en "Reventas de esclavas", pero alcanzó el éxito y el reconocimiento en 1954, tras participar en la cinta "Un extraño en la escalera". A esta le siguió "El inocente" con Pedro Infante, la cual le abrió las puertas para que trabajara en España e Italia.

LAS MENTIROSAS FOTOS DE PIQUÉ Y CLARA CHÍA

MUSA DE BUÑUEL

La consagración internacional le llegó a través de una trilogía de películas que marca el final de la etapa mexicana del cineasta español Luis Buñuel. Con ayuda de su segundo esposo, el productor Gustavo Alatriste, buscó a Buñuel en España y lo convenció de filmar "Viridiana", ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

A pesar del éxito de dicha película, en su momento fue rechazada por la censura franquista de España y por el Vaticano, acusándola de blasfema. El gobierno español ordenó su destrucción, por lo que Silvia huyó con una copia a México, salvándola y con ayuda de Salvador Novo, la exhibió en varias salas de cine.

Su segunda cinta con Buñuel fue "El ángel exterminador". La cinta también obtuvo el reconocimiento de la crítica a nivel mundial. En 2004, el New York Times la reconoció entre las mejores películas.

Su tercera cinta con Buñuel fue "Simón del desierto, en la que realizó el primer desnudo en su carrera, algo que no era frecuente en el cine mexicano. También fue el primer desnudo del cine del director español.

Después de trabajar con Buñuel, la actriz regresó al cine con "Los cañones de San Sebastián", junto a Anthony Quinn y Charles Bronson. Seguida de "Shark" con Burt Reynolds y "María Isabel". A finales de los 60 y principios de los 70, realizó cintas cómicas.

En 1977 protagonizó la polémica película "Divinas palabras", donde realizó un desnudo integral. A finales de los 70 y principios de los 80, filmó algunas cintas en España, Italia y Argentina como "El canto de la cigarra", "Dos y dos, cinco", "El hijo de su mamá" y "Carlotta: Amor es veneno".

Después de diez años de ausencia en el cine, regresó con "Modelo antiguo" en 1992, "Ya no los hacemos como antes" (2002) y "Tercera llamada" (2013), pero con el declive del cine mexicano, su actividad en la televisión y la política se retiró de la pantalla grande.

APASIONADA DEL TEATRO

En 1958, Silvia fue la responsable de producir en México la primera obra musical "Ring Ring llama al amor". Uno de sus más recordados trabajos en la comedia musical fue la versión mexicana de "Mame, exitosos musical de Broadway, la cual montó en tres ocasiones (1972, 1985 y 1989), debido a su éxito. En 1976 protagonizó "Annie es un tiro".

En 1977, para conmemorar sus 25 años de carrera, montó su propio show de cabaret "¡Felicidades, Silvia!". La muerte de su hija Viridiana truncó el proyecto teatral "Agnes of God", que protagonizarían juntas en 1982.

En 1996, regresa al teatro musical con la segunda versión mexicana de "¡Qué tal Dolly!". La última obra que estelarizó fue "Gypsy" en 1998, junto a su hija Alejandra Guzmán. Como productora realizó las versiones mexicanas de los musicales "A Chorus Line", "Cats" y "La jaula de las locas".

Silvia Pinal regresó al teatro en 2022 con "Debiera haber obispas". Luego participó en "Adorables enemigas", "Amor, dolor y lo que traía puesto" y recientemente "Caperucita, ¡qué onda con tu abuelita", que solo duró 10 días en cartelera, por el estado de salud de la actriz.

DEJÓ HUELLA EN LA TELEVISIÓN

Incursionó en la televisión desde su aparición en México. En 1952, participó en el programa de concursos "Con los brazos abiertos". A mediados de los sesenta, Pinal protagonizó su propio show cómico-musical, "Los especiales de Silvia Pinal". Cuando se casó con Enrique Guzmán, produjeron y estelarizaron el programa de variedades "Silvia y Enrique".

En 1968, hizo su debut en las telenovelas con "Los caudillos", producida por Ernesto Alonso. En 1982 decidió producir sus propias telenovelas, siendo su primer éxito "Mañana es primavera", último trabajo actoral de su hija Viridiana antes de morir.

En 1985 se convierte en productora y presentadora del programa unitario "Mujer, casos de la vida real", el cual duró más de 20 años al aire. Se transmitió en México, España, Italia y varios países de Latinoamérica, terminando en 2007.

En 2000, suplió a Libertad Lamarque, tras su muerte, en la telenovela infantil "Carita de ángel", ocho años después apareció en la telenovela "Fuego en la sangre". En 2010 tuvo un papel estelar en "Soy tu dueña", siete años después reaparece en el melodrama "Mi marido tiene familia" y "Mi marido tiene más familia".

FOTO: PINTEREST

SILVIA PINAL Y LA POLÍTICA

Incursionó en el mundo de la política a raíz de su cuarto esposo, Tulio Hernández Gómez, quien fue gobernador del estado de Tlaxcala. Entre 1981 y 1987, doña Silvia fue la primera dama de dicho estado, desarrollándose como presidenta del DIF estatal.

En dicho cargo influyó en proyectos culturales, como la restauración del Teatro Xicohténcatl y la zona arqueológica. Como miembro del Partido Revolucionario Institucional fue elegida para diputada federal en 1991, convirtiéndose más adelante en senadora y representante de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal de México.

En su paso por la política consiguió que la Ley Cinematográfica contemplara el derecho de intérprete; trabajó en la Ley de Condominios y en la Ley del Turismo, hizo tareas en favor de la ecología, promovió la difusión de libros de teatro y luchó para que la Secretaría de Hacienda bajara los impuestos al teatro.

Desde los años cincuenta, participó activamente en movimientos sindicales de los actores. Entre 1988 y 1995, se convirtió en dirigente de la Asociación Nacional de Intérpretes (ANDI). Entre 2010 y 2014, fungió como secretaria general de la Asociación Nacional de Actores (ANDA).

También es la fundadora de la Asociación Rafael Banquells A.C., que brinda ayuda no lucrativa a los actores que lo necesiten, y desde 1991 entrega los Premios Bravo a lo más destacado de la música, cine, teatro, radio, televisión, doblaje y realización de comerciales.

SUS AMORES

Silvia Pinal estuvo casada en cuatro ocasiones y procreó cuatro hijos. Su primer matrimonio fue con el actor y director Rafael Banquells, con quien procreó a Sylvia Pasquel. Su segundo matrimonio fue con el empresario y productor cinematográfico Gustavo Alatriste, quien al parecer fue el amor de su vida. Fruto de esta relación nació su hija Viridiana Alatriste, quien falleció en un accidente automovilístico.

Su tercer matrimonio fue con Enrique Guzmán con quien tuvo a sus hijos Alejandra Guzmán y Luis Enrique Guzmán, pero se divorciaron por violencia intrafamiliar. Su último matrimonio fue con el político, Tulio Hernández Gómez, pero solo duraron casados 13 años.

MIGUEL GURZA, ACTOR Y CUIDADOR DE ANIMALES MUERE A LOS 81 AÑOS

(Lérida Cabello)