El pasado jueves 15 de septiembre, el futbolista Gerard Piqué y la cantante Shakira se reunieron para tratar de llegar a un acuerdo sobre su separación.

Piqué llegó al despacho de su abogado, Ramón Tamborero, pasadas las 18:00 horas, mientras que la cantante llegó a las 18:15 horas con una camisa rosa y parapetada tras unas enormes gafas de sol.

La ex pareja había anunciado su separación el pasado mes de junio, y tras la impactante noticia los medios españoles señalaba que Shakira deseaba fijar su residencia en Miami, y en el caso del defensa catalán no solo tenía sus proyectos en España, sino que comenzó una nueva relación con Clara Chía.

Tras varios meses intentando llevarse a los pequeños, la reunión no salió como se deseaba pues Piqué abandonó, una hora y 50 minutos después de su llegada, cabizbajo, sin hacer declaraciones acerca de si había llegado a un acuerdo con la autora de 'Te felicito' o no.

"No le gustó el camino que estaba tomando la negociación por el gran número de cláusulas que ha incluido Shakira y por las exigencias extrañas de la colombiana", explicó una fuente.

La prensa apuntó que el "principal punto de escollo" entre el futbolista y la cantante es "que no se ponen de acuerdo con donde se va a fijar la residencia de Milan y Sasha".

Aunque se trata de evitar el juicio para "llegar a un acuerdo por el bien de sus hijos", es este el principal punto de partida por el que no hay acuerdo, aunque por el momento "no se habla de juicio y habrá próximamente una nueva reunión entre sus abogados".

aemz