Este lunes 28 de noviembre fue homenajeado el actor mexicano Héctor Bonilla en el recinto más importante de la vida cultural en México.

"Su legado no acaba con su partida ", dijo la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto.

Tras la muerte del mítico actor mexicano, Héctor Bonilla fue despedido en Bellas Artes con mariachis, aplausos, risas, llanto y un "goya".

Se guardó un minuto de silencio en su honor, en una ceremonia donde se compartieron palabras de admiración hacia el actor, se contaron anécdotas y se recordaron diversos aspectos de su vida privada y pública.

Su esposa Sofía, su hijo Fernando, Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura y la directora general del INBAL, Lucina Jiménez López, se presentaron en el homenaje.

"Nuestro querido Héctor, cuántas veces no nos hiciste romper en llanto o tomar conciencia profunda de la existencia y sus dolores, porque conociste como pocos la vida, la historia en los personajes que encarnaste con entrega. Héctor bonilla fue más que un gran actor, fue un líder natural, profesional e intachable que pasaba de la teoría a la acción sin dudarlo (...) Fue un histrión inmenso y un ciudadano ejemplar, su talento merece el homenaje que hoy le rendimos aquí en el principal recinto de las artes en México, porque su legado no acaba con su partida ", dijo su hija Alejandra Frausto en su discurso.

En 1968 formó parte de varias movilizaciones como la célebre marcha del silencio, sin embargo el 2 de octubre se encontraba fuera de la ciudad, "años después saldaría esa deuda con la película "Rojo Amanecer".

Fernando, su hijo, compartió: "Mi padre fue un hombre que siempre supo diferenciar su vida privada de su vida pública, en ambos se desempeñaba muy bien, fue maestro en ese sentido como en muchos otros. Tuvimos la fortuna de estar muy cerca de él y despedirlo en la intimidad de su alcoba, tomándole la mano sus personas más cercanas. Pero hoy aquí por el contrario es un acto público que trata de honrar todo eso que también fue mi padre, porque tocó muchísimas vidas. Es un honor estar en este recinto que le pertenece al pueblo de México y que lo vuelve un acto público en el estricto sentido de la palabra".

Héctor Bonilla rechazó en dos ocasiones la oferta para contender por la delegación o alcaldía de Tlalpan; se señaló que aunque no tuvo un partido político toda su vida opto por "la izquierda", que fue muy activo políticamente y luchó por la equidad social y laboral dentro y fuera de su gremio.

Sofía Álvarez señaló: "Gracias por sus sonrisas, apapachos y abrazos hacia mi persona, pero sobre todo, gracias a ti, Héctor, por tu buen humor, por tu enorme esfuerzo y disciplina de todos los días; por tu inmenso amor a tus amigos, a tu profesión, a tu país, a tus hijos, nietos y a mí, pero sobre todo muchas muchas gracias por estos cuatro años extra que me regalaste".

Bonilla ganó el Ariel al mejor actor por "Meridiano 100" y por "Rojo amanecer", además de que en 2019 fue galardonado con el Ariel de Oro por su trayectoria. El actor y su primera obra, fue un montaje estudiantil con la obra "Los de Abajo". Estudió derecho en la UNAM en 1957.

Héctor Bonilla estudió en la Escuela Nacional de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes de México (INBA) y en 1962, debutó en la actuación con la película "Jóvenes y bellas" (1962).

aemz