En septiembre Pablo Lyle enfrentará un juicio por el presunto homicidio de un hombre al que, en 2019, agredió dándole un golpe en la cabeza quien días después murió en Miami, Estados Unidos.

El actor mexicano esperará a esa fecha para escuchar la sentencia donde se determinará si es o no culpable por la muerte por lesión cerebral del hombre cubano de 63 años de edad con el que se enfrentó en marzo de 2019 tras un incidente vehicular en Miami.  

En una reunión virtual la jueza Marisa Tinkler Mendez, el fiscal del estado y el abogado de Pablo Lyle, Philip Reizenstein, acordarán que el próximo mes inicie la batalla legal.

“Podríamos tener un sondeo en el caso el 8 de septiembre próximo y fijar la fecha de inicio de juicio para el 19 de septiembre, el estado anticipó a la probable fecha del juicio a menos que algo más suceda”, dijo el fiscal del estado.

En tanto, la jueza señaló que respecto a “la selección del jurado va a tomar más tiempo regular por los procedimientos del juicio y los procedimientos de la defensa del caso; así que calculo serán de 3 a 4 días de juicio. Hablemos del número de personas del jurado, quizás ¿300… 200?”.

No obstante, el defensor legal de Lyle advirtió a la jueza la importancia de seleccionar adecuadamente al jurado, para que su decisión no se vea afectada, debido a que el caso ha sido muy mediático.

“300 suena demasiado para mí, digo, ha habido momentos en que el caso ha sido mencionado en las noticias de aquí, así que creo que 150 podría ser”, expresó el abogado Reizenstein.

“Quería también hablar con usted su Señoría respecto a que el objetivo de este caso ha sido de interés mediático, en un par de medios, sí ha sido publicitado, aunque principalmente en México”, agregó.

Ante ello, la jueza respondió que podría trabajarse, el jurado, en grupos de 50 personas.

“Podríamos tener jurados en la mañana y en la tarde, así tendríamos un grupo de 50 por la mañana y un grupo de jurados por la tarde y combinarlos”, puntualizó Marisa Tinkler Mendez.

De esta manera, y después de diversas prórrogas, por fin se llevará a cabo el juicio que determinará el futuro de Lyle con las autoridades norteamericanas.