"Querían que fuese un hombre como Dios manda", fue una de las tantas confesiones que reveló el cantante Miguel Bosé en su libro "El hijo del Capitán Trueno".

Miguel Bosé presentó su autobiografía donde reflexiona sobre su vida, su infancia y la relación que mantuvo con sus padres, en particular con su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, la cual describe como difícil, debido a las expectativas que puso en su hijo desde pequeño.

En el libro Miguel Bosé describe su paso por la infancia y hasta su primera actuación en público en el Florida Park de Madrid, ocurrida en abril de 1977.

Miguel Bosé confiesa que desde pequeño ya traía en la sangre el ADN artístico de su mamá, la actriz Lucía Bosé. 

El título de su autobiografía, como la canción del mismo nombre que lanzó hace 20 años, alude a la decepción impresa en los ojos de su padre que marcó su infancia y adolescencia.

LAS REVELACIONES MÁS DOLOROSAS DE MIGUEL BOSÉ

  1. "Mi padre quería que fuera un hombre como Dios manda, que fuese machote, que fuese cazador, que fuese mujeriego". 
  2. "Me hubiera gustado ser conocido en el mundo entero, como Julio Iglesias".
  3. "Este niño es maricón", le decían desde pequeño.
  4. "Miguelito tenía que sobrevivir a diario a esos dos monstruos", reveló en referencia a sus padres. 
  5. "No reunía las condiciones que buscaba en un heredero: machote, cazador, rudo. Yo era de vena más lombarda, sensible, y leía mucho".
  6. "Lucía, el niño va a ser maricón".
  7. "Lo he perdonado, aunque tampoco había que hacerlo, porque luego uno crece y hace cosas peores. Al final esa genética se traslada y se multiplica y entendí que lo que tanto me había dolido de él yo lo estaba repitiendo".
  8. "Es que me parece imposible que alguien de mi familia haya sido algo sin haberme pedido jamás nada y tú nunca me pediste nada".