Será la tercera vez que este célebre rostro de la pequeña pantalla en Estados Unidos se haga cargo de presentar los premios después de haber asumido esa labor en 2017 y 2018.

“Jimmy es el anfitrión perfecto para nuestra entrega número 95. Su amor por las películas, su experiencia en televisión en vivo y su capacidad para conectarse con audiencias globales crearán una experiencia inolvidable para nuestros millones de espectadores en todo el mundo”, señaló la Academia.

La aceptación viene después del rechazo por parte de Chris Rock quien tuvo un momento incómodo en la edición número 94, cuando recibió una cachetada por parte del actor Will Smith.

"Es un gran honor o una trampa. De cualquier manera, estoy agradecido a la Academia por preguntarme tan rápido después de que todos los buenos dijeran que no", bromeó Kimmel.

Kimmel ha labrado su fama sobre todo como presentador y productor ejecutivo del programa nocturno de la ABC "Jimmy Kimmel Live!".

Fue en el año 2019 cuando la Academia prescindió de presentador después de que el actor Kevin Hart renunciara al puesto debido a la polémica por unos antiguos mensajes con contenido homófobo publicados en Twitter entre 2009 y 2011.

Se prevé que la próxima ceremonia de entrega de los Óscar se celebre el 27 de marzo en el Dolby Theatre de Los Ángeles, Estados Unidos.

aemz