Mucha fue la polémica que se armó cuando se dio a conocer que el exfutbolista Aquivaldo Mosquera, de 41 años, fue papá fruto de la relación con la actriz Karla Pineda, de 39, y en 2016 se comprobó la filiación a través de una prueba de ADN que dio positivo.

En ese entonces, el colombiano estaba casado con Juliana Latorre, de 36, con quien formó una familia, y ambos se divorciaron porque ella no soportó la infidelidad, y meses después se volvieron a casar.

Pero Mosquera y su esposa Juliana decidieron irse a radicar a Cali, Colombia, para tener una vida tranquila.

De acuerdo con información de TV Notas un amigo de Aquivaldo Mosquera contó que éste ''ha cumplido (con la pensión para su hijo), el juzgado familiar determinó casi 25 mil pesos mensuales, algo adecuado, ya que al principio, Karla pedía 200 mil al mes, pero le fue denegado''.

Detalló que su esposa Juliana Latorre le perdonó todo, "hasta la infidelidad, pues estaban enamorados. Se juraron amor eterno y dijeron que la sombra de Karla por nada empañaría la felicidad de familia que han tenido todo este tiempo, pero bueno... hoy ese cuento de hadas se ha vuelto un infierno''.

Sin embargo, indicó, ''a mediados del año pasado, Karla empezó a buscarlo de nuevo. Aquivaldo había cambiado hasta su número de celular para dejar totalmente atrás el tema de Karla, pero ésta se movió para conseguir el nuevo y ahí empezó la pesadilla''.

''(Karla) le mandaba mensajes que Mosquera evadía; es más, hasta se los mostraba a su esposa Juliana'', dijo, pues Aquivaldo ''le pedía que no lo buscara, que él era feliz con su esposa''.

Tras esa situación comenzaron los conflictos entre Juliana y Aquivaldo, los cuales se intensificaron cada día.

Aquivaldo 'empezó a aceptar las llamadas de Karla, ella le escribía a diario y así fue en aumento la comunicación.

Pasaron varios meses y la distancia, los problemas, los enojos entre Juliana y Aquivaldo aumentaron porque Karla seguía buscando la forma de cualquier pretexto de llamarle, de escribirle al exfutbolista, y pues los reclamos eran evidentes en la familia'.

''Aquivaldo vivía en Medellín con su familia, pero desde enero tenía que viajar mucho más a Cúcuta, donde trabajaba con sus jugadores, y como el 10 de julio tenía el debut como director técnico del equipo, se tuvo que quedar a vivir desde hace dos meses en Cúcuta, y Juliana se quedó en Medellín con la familia'', indicó.

Luego de ello, Juliana descubrió que su esposo Aquivaldo y Karla ya vivían juntos en Cúcuta, Colombia, pues esta última subía historias en sus redes donde refería que estaba en este lugar.

''Karla subió a sus historias una foto donde viaja en avión y dio a entender que él cumplió su promesa y que los tiempos de Dios son perfectos, y ponía su ubicación en lugares en Cúcuta, pero seguro lo hacía para que Juliana se diera cuenta y lo logró. Juliana le llamó a Aquivaldo y le reclamó si estaba con ella, y él no pudo negarlo'', refirió el amigo de Aquivaldo.

Adelantó que Juliana ''pedirá el divorcio, quiere que ellos vivan su vida como les dé la gana, y esta vez no habrá perdón; ella dice que Karla difruta las migajas que le deja, pero sé por voz de Aquivaldo, que todas las propiedades, terrenos, autos, y todo lo que Mosquera ha hecho, es de la familia que formó con Juliana, así que Karla tendrá que ir ahorrando. La vida pone a las personas y a las cosas en cada lugar, así que a esperar'', concluyó.

Karla Pineda se casó en 2002 con el actor y comediante mexicano Adrián Uribe. Un año después nació su primer hijo, pero la pareja se divorció en 2008. Karla conservó la custodia del niño.

También tiene un segundo hijo, nacido de una relación con el jugador de fútbol colombiano Aquivaldo Mosquera en 2016.