El último adiós de Lisa Marie Presley ha tenido lugar en Mediation Garden, el jardín delantero de la mansión de Graceland, en la que vivió Elvis hasta los últimos días de su vida.

La hija y heredera de Elvis Presley, perdió la vida de manera repentina y prematura el pasado 13 de enero a los 54 años tras sufrir un paro cardíaco. Ese mismo día había sido trasladada de urgencia a un hospital del área de Los Ángeles después de sufrir un paro cardíaco en su casa.

"Nuestro corazón está roto, Lisa, y todos te amamos", dijo su madre, Priscilla Presley. "Lisa Marie Presley fue un ícono, un modelo a seguir, una superheroína para muchas personas en todo el mundo".

El último adiós

El recinto se ha convertido en lugar de peregrinación de cientos de personas que han querido acercarse para acompañar en su dolor a los amigos y familiares de la fallecida. Ha sido en el lugar que se han colocado pantallas gigantes para que todo el que quiera pueda ser testigo de lo que ocurre.

La hija de Lisa Marie, la actriz de 33 años Riley Keough, y su madre, Priscilla Presley, de 77 años, estuvieron presentes. En el lugar los cantantes Alanis Morissette, Billy Corgan y Axl Rose actuaron en el servicio.

"Ella siempre supo que no estaría aquí mucho tiempo... algunos dicen que un corazón roto la mató", ha dicho la adolescente refiriéndose a la muerte prematura de su hermano Benjamin, por suicidio, en julio de 2020.

 

Por otra parte, Riley Keough, no se ha visto con fuerzas para pronunciar su discurso. Lo ha hecho en su lugar su esposo, Ben Smith-Petersen.

Los asistentes sostenían flores mientras esperaban que comenzara el servicio bajo los altos árboles en el césped de Graceland, la casa en Memphis donde Lisa Marie vivió cuando era niña con su padre.

aemz