El juicio de Johnny Depp contra Amber Heard sigue dando de qué hablar, pues hace unos días salió a la luz que el actor de “Piratas del Caribe” la había acusado de dejar una ese en su cama, mismo que negó y aseguró que había sido su perro.

Mientras testificaba el lunes en un tribunal de Virginia, se le preguntó a la actriz de 36 años sobre cuando Depp dijo que le mostraron una fotografía de materia fecal en la cama después de que Heard se fuera con amigos a Coachella en abril de 2016.

Recordemos que el actor de 58 años, ha testificado que Heard “trató de echarle la culpa a los perros”, pero no creía que los excrementos que observaba en una foto pudieran provenir de sus pequeñas mascotas: “Viví con esos perros durante muchos años. Eso no vino de un perro. Simplemente no”.

No obstante, Heard lo negó: “Quiero decir... me reí. Era tan extraño y tan grotesco que solo podía reír. Así que no fui allí ese día”.

Starling Jenkins III, chofer y guardia de seguridad de Depp desde hace mucho tiempo, dijo previamente bajo juramento en el juicio que Heard le dijo que los excrementos fueron “una horrible broma que salió mal”.

Por otro lado, mientras que Heard estaba en el estrado, abordó la acusación, negando que fuera una broma intencional y sin recordar haber tenido una conversación con Jenkins al respecto. Ella testificó que uno de sus perros tenía “problemas de control intestinal”.

Heard dijo que el perro estaba en la cama mientras ella empacaba, por lo que se podría haber pasado por alto que su perro defecó en la cama.

Cuando su abogada, Elaine Bredehoft, le preguntó si había intentado hacerle una broma a Depp, Heard respondió: “Absolutamente no”.

“Primero que nada, no creo que eso sea divertido. No estaba de humor para bromear; mi vida se estaba desmoronando. Estaba en una encrucijada en mi vida”, continuó Heard. “Y acababa de ser atacada en mi cumpleaños número 30 por mi marido violento de quien estaba desesperadamente enamorada y sabía que tenía que irme. No creo que sea gracioso. Es repugnante”.

Depp está demando a Heard por supuesta difamación por un artículo de opinión que la actriz escribió en 2018 para el diario The Washington Post, en el que no lo nombra, pero se describe a sí misma como “una figura pública que representa el abuso doméstico”. Depp ha pedido 50 millones de dólares por daños y perjuicios. Heard, por su parte, presentó una contrademanda, solicitando 100 millones de dólares de indemnización.

La estrella, quien ha dicho varias veces bajo juramento que nunca golpeó a Heard ni a ninguna mujer, ha testificado que su “objetivo es la verdad” mientras busca limpiar su nombre en el juicio, que se televisa en vivo a través de varios medios. Cuando Heard subió al estrado, le dijo al jurado: “Me cuesta encontrar las palabras para describir lo doloroso que es esto. Es horrible para mí sentarme aquí durante semanas y revivir todo”.

En noviembre de 2020, Depp perdió su muy publicitado caso de demanda por difamación en el Reino Unido contra el tabloide británico The Sun por llamarlo “golpeador de esposas”. El tribunal confirmó las afirmaciones del medio como “sustancialmente ciertas” y Heard testificó para respaldar sus acusaciones. En marzo de 2021, se anuló su intento de revocar el fallo.

(Azucena Uribe)