Alfredo Adame ha vuelto a emitir declaraciones que lo ponen en el ojo de la crítica, pero ahora con su novia Magaly Chávez durante su participación en el programa "Soy famoso. ¡Sácame de Aquí!". 

La relación entre ambas celebridades comenzó a dar indicios de que algo no estaba bien, pues desde que comenzaron a salir hace un par de meses han terminado en al menos una ocasión. 

TAMBIÉN LEE: NO QUERRÁS SABER DÓNDE SE TATUÓ ALFREDO ADAME EL NOMBRE DE SU NOVIA

Ahora, Adame confiesa en televisión nacional que está celoso y no responderá por el nivel de violencia que pueda resultar de ello, incluso si se trata de asesinar aunque no especificó a quien. 

"Ya no voltees a ver a Guty, eh. Porque me estoy poniendo celoso, reina. Y ya sabes que cuando se me sube lo Adame a la cabeza puedo llegar incluso a asesinar", le advirtió a Magaly.

 

Guty Carrera es un modelo que también participa en el reality y que debido a su complexión física ha llamado la atención de otras participantes, incluida la pareja de Adame

El excandidato a una diputación en Tlalpan se percató de que así fue y comenzó a ignorarla todo el programa hasta que durante la edición de este jueves finalmente estalló. 

TAMBIÉN LEE: ¡YA SE RECONCILIARON! VE QUIÉN SE DISCULPÓ: ADAME O MAGALY

Al respecto, Magaly declaró que en algún momento creyó que Alfredo había cambiado, pero luego de su actitud pudo constatar que no ha sido así. 

También se mostró incrédula respecto de la amenaza que Adame le lanzó. "¿En serio? No, no digas esas cosas", le pidió.

LOS CELOS, UN MITO DEL AMOR ROMÁNTICO 

De acuerdo con la Secretaría de las Mujeres, los celos no son una demostración de amor, sino de violencia durante una relación de pareja, puesto que concibe a la pareja como algo que puede poseer y es también una señal de desequilibrio de "poder" en la relación. 

"Esto contribuye a perpetuar patrones de conducta desiguales que con frecuencia conducen a la violencia en relaciones de pareja".

Por otro lado, concebir los celos como una manifestación necesaria del amor, son todo lo contrario. En su lugar, buscan justificar los comportamientos controladores que registren la libertad y autonomía de la pareja.

na