La reina Isabel II ha muerto, el nuevo monarca es el rey Carlos III y las relaciones de este con sus hijos varía demasiado entre uno y otro. 

Muestra de lo anterior es lo ocurrido en meses pasados entre el entonces príncipe Carlos y su hijo Harry quien decidió renunciar hace unos años a los derechos y obligaciones de la familia real

Y es que en meses pasados durante una visita realizada por Harry y su esposa Meghan a Reino Unido, el actual rey Carlos III intentó tener un acercamiento a su hijo y nuera al invitarlos a quedarse en el castillo de Balmoral con él y la familia real, sin embargo la pareja se negó.

Los duques de Sussex optaron por quedarse en Frogmore Cottage, la cual está a tan sólo unos metros de la nueva residencia del hermano mayor de Harry, William. 

Sin embargo, a pesar de la cercanía tampoco se observa que Meghan y su esposo quieran convivir con el príncipe William y su esposa Kate.

RESENTIMIENTOS

Esta serie de acciones han causado que con mayor frecuencia se de a notar el distanciamiento que existe entre Harry y el resto de su familia real.

Esto pudo verse de igual forma cuando la jóven pareja no fue invitada a participar en el One Young World Summit en el cual se reunieron jóvenes líderes de distintos lugares del mundo. 

Por lo contrario, el hermano mayor de Harry y su esposa sí fueron invitados y esperados como invitados de honor al igual que sus hijos. 

Asimismo, otro acto que pareció mostrar la distancia dentro de la familia real fue cuando la recientemente fallecida reina Isabel II invitó a los nietos de su hijo William a saludar desde el balcón del Palacio de Buckingham, mientras que a la hija de Harry y Meghan no fue incluída. 

CUMPLEAÑOS DE LILIBET

Otra situación de quiebre que ha causado que el público note las diferencias entre la familia real británica, fue durante el cumpleaños de la hija de Harry y Meghan, Lilibet, quien tuvo su festejo en Londres. 

Sin embargo, en vez de pasarla con su abuelo, bis abuela y tíos, la celebración fue hecha en Frogmore Cottage, Windsor en donde es propiedad de los Sussex. 

Lo anterior se sumó a que, por parte de la familia del príncipe Harry sólo asistieron los hijos de Mike y Zara Tindall: Mia de 8, Lena de 3 y Lucas de 1. 

Estos menores igualmente fueron acompañados por las hijas de Peter Phillips y Autumn Kelly quienes cuentan con 11 y 10 años de edad. 

Esta serie de situaciones han acrecentado las diferencias entre la familia real, la cual da a notar el distanciamiento que existe.

CAO