Tras décadas de espera, el rey Carlos III ahora es el nuevo monarca del Reino Unido, lo cual es sin duda alguna una gran responsabilidad con la que el expríncipe ya comienza a cargar, y prueba de ello han sido los altibajos que ha protagonizado desde la muerte de su madre, la reina Isabel II. 

Uno de estos momentos en donde se le ha visto irritable al rey Carlos III fue durante la firma del libro de visitas del castillo de Hillsborough,  en donde perdió la paciencia al momento de firmar el documento. 

"Por Dios, odio esta pluma", "¡No puedo soportar esta maldita cosa!", fueron algunas de las frases ocupadas por el rey que demostraron su frustración tras haberse manchado de tinta al realizar el acto. 

Estos hechos se vieron antecedidos por otra molestia del monarca ya que se dio cuenta que había firmado con una fecha errónea, lo cual lo tenía tenso dentro de la sede oficial del Gobierno de Irlanda del Norte.

Tras esta serie de situaciones estresantes para el rey Carlos III, el nuevo líder real abandonó la sala exasperado y sin esperar a la reina consorte, Camila. 

UN MOLESTO TINTERO 

Las presiones de los protocolos y deberes reales no deben de ser cosa sencilla y más cuando hay cientos de personalidades observando cada paso que da el nuevo monarca quien, en otro episodio de estrés, tuvo un pequeño disgusto con un tintero que se encontraba, al parecer, mal colocado. 

Este hecho fue captado en video cuando se realizaba la ceremonia correspondiente donde se le proclamó oficialmente como soberano del Reino Unido.

Lo anterior, gracias a la era del internet, dio vuelta al mundo en cuestión de minutos lo cual causó sorpresa debido a la clara muestra de desagrado que hizo el primogénito de la reina Isabel II quien, de manera muy insistente y molesta, pidió que se retirará el tintero que le impedía firmar un documento. 

A este par de situaciones se les ha sumado que una de sus primeras decisiones como rey fue el prescindir del centenar de empleados que trabajaban en su residencia oficial cuando era heredero, los cuales serán reubicados en otros puestos. 

DIFERENCIAS CON ISBAEL II

Tras los bochornosos e incómodos actos que se han suscitado en los últimos días, han surgido diversas comparaciones entre el rey Carlos III y su fallecida madre la reina Isabell II. 

Ya que, mientras el actual monarca ha mostrado contar con poca paciencia en algunos aspectos, la reina Isabel II siempre mantuvo durante todas las décadas de su amplio reinado una postura discreta, diplomática y ajena a las polémicas personales. 

Por lo contrario, el rey Carlos III incluso antes de heredar el trono se inmiscuyó en diversas polémicas por haberse involucrado en asuntos políticos en los cuales su madre siempre buscó mantener una postura bastante reservada. 

Uno de estos temas que ha causado problemáticas fue revelado en el año de 2015 ya que el Tribunal Supremo inglés ordenó hacer públicos documentos que mostraban la presión que el entonces príncipe Carlos ejercía sobre algunos ministros en favor de ciertos intereses políticos. 

Todo esto dejaba de lado la tradición real de neutralidad ante temas públicos y dejaba a la luz el interés del príncipe por temas como el calentamiento global, asuntos agrícolas, planificación urbana, arquitectura y algunos asuntos agrícolas. 

NO TODO ES MALO

Por otro lado, a pesar de lo ya descrito sobre los altibajos del rey Carlos III hasta el momento, no todo resulta ser un desastre en estos primeros días de su reinado, y prueba de ello son la buena relación que ha dado a conocer con los líderes de Estado tanto de Escocia como Irlanda del Norte.

Asimismo, el viaje que realizó el nuevo monarca hacia Belfastfue de manera tranquila a pesar de los recuerdos inevitables sobre el asesinato de Luis Mountbatten, quien era tío abuelo y menotr del rey Carlos y quien fue asesinado por el Ejercito Reublicano Irlandes (IRA) en el año de 1979.

En torno a dicha situación, el actual rey Carlos III visitó el lugar del asesinato de su familiar en 2015 y dio un discruso de reconsiliación con el fin de "curar heridas", además de que entabvló un dialogo cordial con el Sinn Féin el cual es el partido que durante un tiempo representó un brazó político del extinto IRA y quienes le dieron sus condolencias por la muerte de su madre. 

"Su majestad, estamos preparados para respetarle, mientras usted sigue adelante con su vida de servicio", declaró la líder del Partido Nacional Escoces (SNP) quien también mencionó a la fallecida reina Isabel II y la reconoció como la "reina de los escoceses".

CAO