La familia real y el nuevo rey Carlos III siempre serán una familia que se encuentre en el ojo de los medios por diversas razones que van desde lo diplomático, hasta lo familiar. 

Es así que la semana pasada, el monarca del Reino Unido de 73 años tomó un día para vivir en privado el luto de su madre Isabel II.

Lo anterior fue realizado por el rey en una de sus casas situada al sureste de Tetbury en Gloucestershire, Inglaterra. 

Sin embargo, la polémica volvió a surgir ya que, a pesar de que el rey Carlos III se encuentra en la residencia antes señalada, la reina consorte, Camila, no está con el monarca. 

Lo anterior se debe a que Camila de 75 años de edad decidió tomar otro rumbo para descansar el cual es Ray Mill House, en donde los esperaban una casa de seis habitaciones y la cual se encuentra situada en un terreno de alrededor de 68 mil metros cuadrados en el condado de Wiltshire. 

"Camilla tiene su propia habitación en Highgrove, pero rara vez se queda allí. Cuando están en el campo, ella prefiere estar en Ray Mill House, donde no solo está cerca de su familia, sino que también mantiene sus establos. Así es como siempre han sido las cosas con ellos", dio a conocer una fuente real a un medio británico. 

Lo anterior no es novedad ya que, a pesar de que la residencia de los recién nombrados reyes, ha permanecido por mucho tiempo en The Clarence House, Camila ha logrado llevar una segunda vida más tranquila en la casa antes mencionada. 

En dicho lugar, Camila ha podido conservar a sus caballos y donde a menudo hospeda a sus hijos Tom y Laura, así como a sus cinco nietos. 

"Los dos (Carlos y Camila) han emprendido una aventura increíblemente agotadora, que impactaría a cualquiera, y mucho menos a las personas de 70 años. Así que no es de extrañar que cuando tienen 24 horas libres, ambos vayan a lugares donde puedan quitarse los zapatos y relajarse", señaló el comentarista real, Joshua Rom.

Por otro lado, cabe señalar que dentro de las familias reales tradicionales, es muy común el que los monarcas mantengan dormitorios separados, por lo cual, no se hace raro que tanto el rey Carlos III y Camila, no compartan las mismas habitaciones ni en Clarence House, en Highgrove House o en Birkhall.

Lo anterior queda confirmado también debido a que un dato curioso es que, el yate "Britannia" el cual pertenece a la reina, sólo tiene una habitación con una cama doble y la cual se encuentra reservada para los recién casados. 

CAO