En honor y reconocimiento a la trayectoria del escenógrafo, catedrático y arquitecto, Alejandro Luna, se llevarán a cabo las últimas funciones de la obra de teatro  “Edipo: nadie es ateo”, dirigida por David Gaitán, el próximo sábado 13 y domingo 14 de agosto. 

En dicha obra, Luna, quien también es padre del actor y director de cine mexicano, Diego Luna, montó la escenografía del trabajo que se presentará en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. 

“El comentario que queremos hacer es a propósito del gran trabajo, la colaboración, la trayectoria de décadas del maestro Alejandro Luna quien es artista visual, arquitecto, escenógrafo y quien asesoró infinidad de teatros en su construcción y que gracias a ello son piezas únicas”, señaló David Gaitán en entrevista para YoSoiTú. 

Asimismo, Gaitán detalló que dicho escenario es el lugar perfecto para poder homenajear al maestro Luna. Señaló, en torno a los comentarios de un posible retiro del catedrático, que él no cuenta con información al respecto y apuntó que mucho menos le corresponde hablar de ese tema. 

“Me parece que yo no soy la persona para hablar de lo que siga para Alejandro Luna, en todo caso los invito a que vengan a estas funciones y se lo pregunten pues ahí estará él”, indicó el director de la puesta en escena

(Foto de obra "Edipó: nadie es ateo": Cortesía de la producción)

LA OBRA

De acuerdo con David Gaitán, quien aparte de dirigir, actúa en la obra de teatro, dicha puesta en escena nació en 2018 en donde se presentaron dos temporadas, para después ser pausados por la pandemia y fue hasta este año cuando el proyecto se retomó en la ciudad de Guadalajara. 

“La retomamos con una tercera temporada en donde nos fue muy bien. Además la obra misma habla de una pandemia, lo cual resultó casi como una especie de siniestra profecía en su momento y ahora el espectador agrega unas capas de lectura que yo creo que favorecen para que se disfrute la obra”, señaló Gaitán. 

De igual forma, el escritor puntualizó que todo el trabajo es una adaptación contemporánea del mito de Edipo que busca indicar que dicho relato está siendo contado en esta época a pesar de ser un tema muy antigüo. 

Asimismo el artista indicó que esta obra surgió de su interés por encontrar narrativas o materiales que cuentan con algún vínculo o puente hacia la época actual con el fin de generar una conversación “poderosa” y así rearticular todo en una nueva obra de teatro.

(Foto de obra "Edipó: nadie es ateo": Cortesía de la producción)

“El mundo de tomar materiales preexistentes y traducirlos a una obra de teatro con dichas características es algo que llevo mucho tiempo haciendo. Lo hice antes de Edipo con Antigona; Enemigo del pueblo, de Ibsen; con Ricardo III, de Shakespeare; con Crimen y Castigo, de Dostoyevsky. Es un gesto que disfruto, el de relacionarme con un material que tiene un puente hacia lo contemporáneo poderoso o una oportunidad de activar una conversación poderosa y rearticularlo en una nueva obra de teatro”, detalló Gaitán. 

Compartió también que si bien otras obras de su autoría cuentan con la misma línea de elaboración, no por ello cada vez se vuelve más sencillo realizar dicho ejercicio, sino lo contrario, ya que el hecho de reescribir un guión representa siempre un gran reto el cual, aseguró, reconoce y disfruta. 

“Es un ejercicio creativo que me es familiar y que cada vez es un parto y es dificilísimo y que no se hace más fácil por haberlo recorrido otras veces, pero la función de la reescritura es algo que reconozco y que disfruto”, señaló el artista. 

ACTOR, DIRECTOR Y VERDAD

Respecto al proceso de actuar y dirigir, David puntualizó que en un principio él no participaba dentro del escenario ya que el personaje de Edipo lo tenía el actor Raúl Briones, sin embargo por cuestiones de tiempo, no se pudo contar con Briones y fue así como Gaitán decidió tomar su lugar. 

“La experiencia ha sido increíblemente divertida, estoy con un equipo de actores que me recibieron y me arroparon ahora como colega, de la manera más óptima. Con algunos de ellos ya había actuado en montajes anteriores y pues sabía que si había un equipo con quien yo podía tomar esta decisión e iba a ser bien recibida y con una obra que tiene un recorrido ya sólido como para que los conceptos y toda la disposición plástica y la construcción visual ya estuviera resuelta, pues era este proyecto el óptimo para tomar dicha decisión”, platicó el escritor. 

(Foto de obra "Edipó: nadie es ateo": Cortesía de la producción)

Por otro lado, el creador de “Edipo: nadie es ateo”, señaló que en esta obra, el concepto de “la verdad” juega un papel muy importante, en donde este es impuesto por un gobernante y surge un escenario que nos muestra cuáles podrían ser los alcances que eso podría tener como política pública si de “facto”, todo el mundo se dedicara exclusivamente a decir la verdad. 

“Es como si todo el mundo se comprometiera a decir exclusivamente la verdad y se hiciera esta especie de gran acto performático en donde todo mundo pudiera preguntar todo lo que quisiera y la obligación fuera responder con la verdad”, puntualizó Gaitán. 

Señaló que con esto se busca hacer un comentario a la sociedad sobre la verdad como un valor que si bien en la obra se teatraliza y se convierte en un detonante de la parte central de la puesta en escena, en la actualidad se encuentra en un lugar donde no se le toma en cuenta y pareciera ser “lo menos importante”. 

(Foto de obra "Edipó: nadie es ateo": Cortesía de la producción)

“Lo que se quiere poner sobre la mesa es como en el presente y en la realidad de ahora, es un valor que está en el extremo opuesto y que está rebasado por otras prioridades como la popularidad o la velocidad, todo eso parece ir encima de la veracidad”, finalizó el artista quien invitó a todo el público a asistir al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. 

ALEJANDRO LUNA

Nacido en la Ciudad de México el 1 de diciembre de 1939, Alejandro Luna se convirtió en una pieza fundamental en la historia del teatro en México durante las últimas décadas. 

Es arquitecto egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y cuenta con un doctorado honoris causa por la Universidad de Baja California. 

Luna, ha participado en los proyectos o ha asesorado el diseño y la construcción de 65 edificios dedicados al teatro, dentro de los cuales se encuentran los teatros de la UNAM, “Santa Catarina”; “Juan Ruiz de Alarcón”; “Sor Juana Inés de la Cruz”; la “Sala Miguel Covarrubias” y el Centro Universitario de Teatro

Otros de los recintos en donde ha intervenido es el Auditorio Telmex, el Teatro del Bicentenario en León, Guanajuato. y los teatros de la Universidad de Guadalajara.

(Foto del escenógrafo Alejandro Luna: Cuartoscuro)

Por otro lado, dentro de las artes escénicas ha elaborado la escenografía e iluminación de 200 proyectos entre obras teatrales, óperas y danza. También ha sido miembro de número de la Academia de Artes y del Seminario de Cultura Mexicana. 

Asimismo, dentro de los reconocimientos que le han hecho debido a su trayectoria se encuentran el Premio Nacional de Arte 2001; el “Distinguished Artist Award 2004” por la International Society for the Performing Arts, además del “Honorable Scenographer” por la Organización Internacional de Escenógrafos, Técnicos y Arquitectos Teatrales en el año de 2007. 

De igual forma le fue otorgado un premio de la Universidad Nacional 2007 en el campo de la Creación artística y extensión de la cultura en 1915. Además, le fue entregado el trofeo del Festival Internacional Cervantino y la Medalla Bellas Artes.

Finalmente, en 2016 recibió la Medalla Cátedra Ingmar Bergman como reconocimiento de su contribución al quehacer fílmico y teatral, dentro de otros reconocimientos a su amplia e importante trayectoria.

CAO