Los dinosaurios vivieron hace millones de años y cada vez que se descubre una nueva especie genera una fascinación por conocer más sobre su existencia, tal y como ocurrió en la Patagonia, donde se encontró una nueva especie denominada Jakapil kaniukura, sus descubridores aseguran que era un bípedo acorazado capaz de resistir cualquier agresión.

El trabajo de investigación sobre la nueva especie de dinosaurio fue publicado en la revista científica Scientific Reports con el título "A new Cretaceous thyreophoran from Patagonia supports a South American lineage of armoured dinosaurs".

El equipo de investigadores trabajó por 20 años en el Área Paleontológica de La Buitrera y los primeros restos del Jakapil, especie que vivó hace 100 millones de años en el periodo de Cretácico superior, se colectaron en 2014 y hasta 2020 se siguieron recolectando más huesos.

Así era el Jakapil kaniukura, el diminuto dinosaurio acorazado

El Jakapil kaniukura era un pequeño dinosaurio, de unos 1.5 metros de longitud y entre 4 y 7 kg de peso. Pertenece al grupo de los tireóforos o dinosaurios acorazados, cuyo rasgo más distintivo es la presencia de varias hileras de huesos dérmicos (asociados a la dermis de la piel) en forma de escudos que protegen el cuello, lomo y cola del animal, similar a lo que ocurre en los cocodrilos actuales.

Al igual que el resto de los tireóforos, tienen dientes en forma de hoja (romboides y con dentículos en el borde más externo, similares a los de las iguanas actuales) y con grandes caras de desgaste, lo que se condice con un eficiente procesado de una dieta herbívora.

El rasgo más distintivo de Jakapil es la presencia de una mandíbula única para un tireóforo, relativamente corta y con una gran cresta en el borde inferior. La mayoría de los escudos son también particulares, muy aplanados, en forma de discos.

"La armadura del cuello de este dinosaurio es única y protegía esa delicada zona de los ataques de los depredadores", explica Sebastián Apesteguía, autor del estudio. "Los huesos que se conservan de los brazos nos muestran que eran diminutos, algo que no es habitual".

El nombre del Jakapil kanjikura, procede de la lengua Mapuche y Puelche, que significa "portador de escudos" y "cresta de piedra".