Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¡Prepara tus tuppers! El recalentado siempre sabe mejor

Lo más peleado de la cena navideña es siempre lo que queda para el día siguiente, pero ¿sabes por qué te sabe más rico?

MARISA ZANNIEDiciembre 28, 2021 
Tiempo de lectura: 5 mins.
Ya está comprobado científicamente que el recalentado sabe mejor. (FOTO TOMADA DE PXHERE)

GatewayTimeout

Una costumbre muy mexicana es reunirse con la parte de la familia --ya sea la propia o la política--, con la que no pasamos la Nochebuena, el día 25 de diciembre, generalmente a comer. Si esto no es posible, entonces tratamos de hacerlo el día 1 de enero, el siguiente a la Nochevieja, para poder compartir algo de las fiestas decembrinas con otra parte de nuestra familia.

Un requisito de estas reuniones es poder comer el famoso 'recalentado', que no es otra cosa sino el botín de las sobras de las cenas de Navidad o de Año Nuevo que, provistos de un recipiente ad hoc, trajimos a casa.

También es parte de la tradición el que alguien comente que lo que comimos en la cena la noche anterior, sabe mucho mejor al día siguiente. ¿Esto es así? De acuerdo con los expertos, al recalentar un platillo que ya fue cocinado, los sabores se concentran y se intensifican porque pierden parte de los líquidos con los que fueron cocinados y el que queda, concentra mucho el sabor.

(FOTO TOMADA DE FLICKR)

¿MEJOR AL DÍA SIGUIENTE?

Sin embargo, según dijo la ingeniero Debby Brown a la revista "Muy Interesante", no todos los platos de las cenas de Navidad y Año Nuevo mejoran con el paso de los días. De acuerdo con ella, el pavo, por ejemplo, es una excelente opción para el recalentado pues sus especias, condimentos y aceites se homogenizan al volver a pasar por el fuego. Los huesos y el jugo de la carne también añaden complejidad al sabor del platillo

Como ya mencionamos, la evaporación de los líquidos también ayuda a que se concentren los sabores. Las salsas y las preparaciones caldosas se espesan, haciendo su sabor más intenso y concentrado.

Por otra parte, el científico alimenticio y sicólogo experimental, Charles Spence, dijo al diario inglés "The Mirror" que "la mayoría de los platillos que saben mejor recalentados son aquellos que tienen una base caldosa o mucha salsa y que, además, están cocinados con muchos condimentos e ingredientes. Mientras más tiempo pase la carne en contacto con la salsa, más se marina la carne, y a su vez, se mezcla con sus propios jugos" y añade, "cuando un guiso se ha estado calentando en la estufa, se libera el colágeno de la carne, y entonces, al guardarse en el refrigerador, se convierte en una especie de jalea que, al recalentarse, se derrite y adquiere una textura sedosa".

Spence también dijo al Mirror, que los platillos que requieren varias fases de cocimiento, por ejemplo, el relleno del pavo, que se cocina al prepararse y después, ya dentro del pavo, se cuece por segunda ocasión, son generalmente los que mejoran más con el recalentado.

(FOTO TOMADA DE FLICKR)

SÍ, PERO CUIDADO...

A pesar de que la cena navideña sabrá más rico al día siguiente, no es recomendable para la salud recalentarla más de una vez. La ingeniero Brown hace mucho énfasis en que al recalentar, las comida debe alcanzar una temperatura superior a los 74°, pues entre los 4 y los 60° se corre el riesgo de que pueda contaminarse. "Pero, si se eleva a más de 74° , no hay riesgo de contaminación desde el punto de vista microbiológico", dijo a 'Muy Interesante'. En buen español, es poco probable que el recalentado te haga daño, siempre y cuando quien lo esté preparando lo caliente muy, muy bien.

Los platillos deben consumirse en cuanto han sido calentados por segunda vez, pues si se permite que se enfríen y se vuelven a calentar, pueden contaminarse con bacterias, especialmente si permanecen un rato a temperatura ambiente.

Es importante decirle a nuestros invitados que todos lleguen a la misma hora o, en su defecto, esperar a calentar la comida hasta que todos los comensales se hayan reunido, así como aclarar que solo podrán volver a servirse casi inmediatamente después de terminar el plato por primera vez. Puede sonar un poco dictatorial, pero la idea es que ¡nadie se enferme! Consumir los alimentos más de dos horas después de calentados por primera vez (en realidad segunda, pues se trata de recalentado) puede provocar problemas gastrointestinales, de acuerdo con Brown.

Otro punto muy importante en materia de salud es solo descongelar la porción que sabemos que vamos a comernos,  y no volver a congelar algo que ya descongelamos una vez, pues puede haberse contaminado con bacterias mientras estuvo a temperatura ambiente.

 

 

 

 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Te Recomendamos