Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Las (verdaderas) diferencias entre veganismo y vegetarianismo

Conoce en qué consiste cada una de estas distintas dietas y qué alimentos las conforman

RODRIGO GUERREROEnero 19, 2022 
Tiempo de lectura: 4 mins.
El vegetarianismo y veganismo se han popularizado debido a sus ventajas nutricionales. Foto: Pixabay

Lo + leído

Ya sea por moda o por un verdadero deseo de mejorar su salud, muchas personas han adoptado estilos de vida y dietas más sanas

Sin embargo, esta no es la única razón que ha orillado a la gente a adoptar dietas específicas, en el caso del vegetarianismo y veganismo, por ejemplo, muchas veces obedece a buscar el cuidado y preservación del medio ambiente, a razones humanitarias de maltrato animal, argumentos éticos en este mismo sentido, e incluso a condiciones religiosas.  

Elegir un tipo de alimentación específica va más allá de los nutrientes, también está enfocado en el origen de los productos, de ahí que haya personas que eligen dietas que no sacrifiquen a los animales o que impacten de manera negativa al ecosistema. 

Foto: Pixabay

Las dos tendencias alimenticias de las que hemos hablado se enfocan en estos dos principios, pero ¿cuál es la diferencia entre ambas? 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, conocida también como la FAO, "una dieta vegetariana incluye cantidades moderadas de 

productos lácteos y huevos, pero no pescado ni carne”, es decir, se conforma por verduras, leguminosas, frutas, cereales, tubérculos, semillas, aceites y grasas vegetales y productos elaborados con soya.  

En cuanto a una dieta vegana, esta “está basada totalmente en vegetales con un consumo centrado en torno a diversas frutas y hortalizas, cereales integrales y fuentes de proteínas vegetales como las legumbres y los frutos secos”, dejando fuera todo producto animal y sus derivados, como la leche y la miel

 Foto: Pexel

Expertos en el tema aseguran que ambas dietas son lo suficientemente nutritivas para la población en general, siempre y cuando sean balanceadas y estén bajo supervisión de un experto. Incluso son seguras para mujeres embarazadas, que estén lactando o para niños pequeños. 

“Puede ser útil en el manejo terapéutico de afecciones crónicas como obesidad, enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus y algunos tipos de cáncer. Si tiene un valor nutricional adecuado, brinda beneficios en todas las etapas de la vida, incluso desde la infancia”, explica María del Carmen Iñarritu Pérez, de la Facultad de Medicina de la UNAM, a través de un boletín emitido por la Dirección General de Comunicación Social. 

Este tipo de alimentación es avalado y promovido por organismos que protegen la integridad de los animales que son “usados” como alimento para los humanos, como el caso de los cerdos, aves, pescados, ganado y hasta las abejas, entre otros. 

“Los alimentos veganos son mucho más sanos que los productos de origen animal pues no tienen colesterol, poseen una baja cantidad de grasas saturadas y calorías, tienen un importante contenido de fibra, carbohidratos complejos y antioxidantes que pueden ayudar a combatir el cáncer”, explica Peta Latino (People for the Ethical Treatment of Animals) a través de su página, en la que busca concientizar a la población sobre los beneficios que trae llevar una alimentación sin productos de origen animal. 

En México, el Instituto Mexicano del Seguro Social desarrolló el Plato del Buen Comer, que lo divide en tres grupos alimenticios: verduras y frutas; cereales y tubérculos, y leguminosas y alimentos de origen animal. 

 Foto: Pexel

Las verduras y frutas las incluye como la principal fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra dietética. Los cereales y tubérculos aportan hidratos de carbono. Mientras que las leguminosas y los alimentos de origen animal son los responsables de contribuir con las proteínas

En contraste, Peta Latino recomienda sustituir los productos de origen animal por la soya, que contiene proteína y aminoácidos esenciales

“Otras leguminosas como los garbanzos y lentejas, semillas, champiñones, brócoli, pan integral, avena y maíz, así como los frutos secos, mantequillas a base de frutos secos y quinua, son también ricas fuente de proteínas”. 

 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

Te Recomendamos