La moda no es exclusiva para hablar de ropa, también la alimentación se ha visto influenciada por tendencias. Es así como nos hemos vuelto víctimas a lo largo de los años de distintos modelos alimenticios, muchos de los cuales cumplen su propósito por cierto periodo para darle paso a otra dieta

Pero todo parece indicar que ha resurgido un modelo alimenticio que todo indica que permeará por muchos años. Se trata de la dieta flexitariana que, de acuerdo con Eugenio García, autor del blog Flexitariano.org —el primero en su tipo—, es el “término se refiere a aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana, pero que, de manera ocasional, por diversas razones, consumen algunos productos de origen animal: mariscos, pescados, aves y carnes”, comenta. 

Foto Pexels

Si bien, la explicación resulta bastante clara, surgen dudas sobre si a un flexitariano se le puede considerar también como un vegetariano o vegano que ocasionalmente incluye alimentos de origen animal en su dieta.  

Para el experto, esta definición resulta errónea, pues para él, “por definición, un vegetariano es aquella persona que excluye de su alimentación los productos de origen animal, aunque puede incluir aquellos que se obtienen de animales vivos, como miel, lácteos o huevos. 

 “Por lo tanto, no podemos definir a un flexitariano como un tipo de vegetariano, ni como un vegetariano flexible, porque no lo es. Si bien es cierto que su dieta se basa fundamentalmente en un tipo de alimentación vegetariana, el hecho de que consuma carnes o pescados, aunque sea de manera ocasional, lo excluye de este grupo”, explica. 

Foto Pexels

Moda de los 90 

De acuerdo con especialistas, esta modalidad de alimentación surgió en la década de los 90 en Estados Unidos. Se le atribuye a la chef Helga Morath, quien empleó el término para definir el menú de su restaurante, basado en la palabra flexible con vegetariano, que dio como resultado el término flexitariano

Una de las cualidades de esta dieta, a diferencia de la vegetariana, es que se adapta al gusto y necesidades de quien la sigue, siempre considerando que la alimentación estará basada principalmente de frutas, verduras, legumbres y semillas, incluyendo ocasionalmente carne o pescado, siendo esporádico el consumo, para de esa manera poderse considerar flexitariano

Foto Pexels

En equilibrio 

Justo por lo equilibrada que resulta esta dieta, que combina prácticamente todos los grupos alimenticios, es que ha aumentado su popularidad, en especial, en deportistas o quienes procuran reducir su consumo de alimentos de origen animal como una medida para reducir el maltrato animal.  

En su lugar, para obtener los nutrientes que aporta la carne, se sustituyen por otra clase de alimentos que los incluya, como cereales o legumbres. 

Dawn Jackson Blatner, autor del libro The Flexitarian Diet, publicado en 2008, estima que una persona que sigue esta modalidad alimenticia puede llegar a pesar 15% menos comparado con quien asume una dieta omnívora. Además, otros estudios aseguran que una dieta flexitariana ayuda a reducir la tasa de diabetes, cáncer y enfermedades cardiacas. 

Foto Pexels

Cuidado al ambiente 

Otra de las razones por las que se ha aumentado el interés de esta dieta es que al momento de ingerir alimentos de origen animal se eligen productos de mejor calidad, lo que impacta directamente en el medio ambiente, al preferirse una agricultura, ganadería y pesca mucho más sostenible, conocida también bajo el término de carne ecológica (incluyendo la carne blanca, también). 

Foto Pexels

De acuerdo con la Universidad Tecnológica de México (Unitec), el impacto de elegir esta dieta es el primer paso para mejorar no solo nuestra salud y hábitos, sino también el impacto y cuidado al planeta, al reducir la deforestación, combatir el cambio climático, salvaguardar el agua y evitar la destrucción de la vida silvestre. 

Esta dieta se ha respaldado por otras filosofías o estilos alimenticios, como la que sugiere no consumir alimentos de origen animal los días lunes (conocido como Meat Free Monday—Lunes sin carne—) y el Vegan before 6, que promueve no comer alimentos animales después de las 6 de la tarde.  

Foto Pexels