Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Gente
Películas y Series
Ser bella
Placeres
Gastronomía
Gadgets y videojuegos
Viral
Mascotas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

“Nuestra guardia ha terminado”: Sorpresas, desilusión y alegría dejó el final de “Game of Thrones”

¡Se acabó! Ocho temporadas, 73 episodios y muchas muertes después, “Game of Thrones”, se despidió de nuestras vidas para siempre

Michael Hoffman Mayo 20, 2019 
Tiempo de lectura: 9 mins.
El último resumen de “Game of Thrones”. Gracias, lectores y lectoras, por haber estado al otro lado todos estos años, ha sido un placer vivirlo juntos. Como siempre, y por última vez, una advertencia obvia: esta nota contiene muchos spoilers (FOTO TOMADA DE WEB)

¡Spoilers!

Game of Thrones”... después de 73 capítulos, una historia que nos atrapó y nos llegó al corazón, que tocó a muchas personas y nos inspiró, que hizo historia no solo en televisión sino incluso en cine y cualquier materia de audiovisual, es historia terminó.

Siempre esperé un final agridulce, pues incluso el mismo escritor de los libros dijo que ese era su plan. Sin embargo viene con mal sabor de boca pues ese tono agrio o dulce lamentablemente no viene de la historia en su mayoría, sino del trago agrio que representó la decadencia de la serie, por falta de tiempo o falta de ganas, es probable que nunca lo sabremos a ciencia cierta, pero David Benioff y D.B. Weiss no hicieron un buen trabajo en el guión, mientras todos los valores de producción fueron fenomenales. Construcciones de set, vestuario, actuaciones, las direcciones de David Nutter y Miguel Sapochnik y un largo, etc.

Sin embargo no importa qué tan espectacular sea todo lo demás, si el núcleo de todo que es la historia no está a la par, este bocado que debió haber estado lleno de emociones se convierte en cenizas en la boca.

Realmente estoy triste al respecto. No es tanto como haya terminado la historia sino el cómo llegaron ahí. Es difícil en este caso dividir entre cosas que me gustaron y cosas que no, por lo cual debo de ir en orden pues en algunos momentos se juntan.

Hay que tomar en cuenta que este final es la culminación no solo de la historia sino de los errores y vicios argumentales de los escritores mostrados desde la temporada pasada. Los primeros minutos son bastante tensos, nos dejan ver un lado de los personajes interesante. La conversación de Jon y Tyrion es interesante, la preocupación de los personajes y la actitud de Daenerys. Jon, el hombre honorable sabiendo que para evitar muertes tiene que traicionar y acuchillar a la mujer que ama, pero es cuando llega Drogon a la escena lo que marca el punto de absoluto declive.

Por alguna razón el dragón, cuya mitología dentro del show nunca nos mostró como algo más inteligente que el mismo Ghost, llega a tratar de levantar a una Daenerys muerta cual Simba a Mufasa, después, mostrando un inédito y tanto incomprensible como inédito entendimiento de la metáfora socio-politica representada por el trono, bajo su propia volición, decide derretirlo, mostrando un intelecto superior al de cualquier humano en el show antes de irse. Entiendo el paralelismo con que el trono haya sido forjado por Balerion el Terror Negro y el primer Targaryen de la dinastía en Poniente, pero Balerion nunca fue un filosofo, solo prestó sus llamas para forjar el trono, nunca como un símbolo pensado por el dragón y no por su jinete. No es el qué, es el cómo.

Después de esto tenemos el concilio que decide hacer Rey a Bran y darle su independencia al Norte. Primeramente el hecho de que ningún otro reino haya decidido tratar de tomar su independencia en ese momento como lo hizo Sansa es inverosímil, en especial del lado de Dorne que son más un estado vasallo que se arrodillo solo por la diplomacia del matrimonio que realmente un reino sujeto a todas las leyes y costumbres de los Targaryen. Pero lo más molesto fue Bran como Rey.

Esto no era algo sumamente inesperado, había teorías que así lo decían, el problema es el desarrollo de personaje -o falta de-, fueron dos temporadas donde Bran fue un cero a la izquierda, una conveniencia de guión cuando era necesario para recordarnos algunas cosas o poner en jaque a otros personajes y lo único que hizo fue servir como carnada para el Rey de la Noche. Este personaje que durante dos temporadas nos aclaraba que no quería ni podía ser heredero Stark porque siempre vivía en el pasado, que no está en todas su facultades sensoriales gracias a la cantidad de información que tiene en su cabeza, él de la nada se vuelve el Rey de Poniente solo porque el personaje con las peores ideas durante ya dos temporadas dijo que él era el indicado porque las historias son poderosas con la gente y en un chasquido de dedos cambiaron el sistema político de lords tradicionalistas que hace solo unos cuantos años estaban discutiendo legitimidades como si ese mismo cambio no pudiese ocasionar otras guerras.

Al menos dentro de esa escena un personaje se mantiene en su linea y nunca se arrodilla, ni aunque sea por su hermano. Y Sansa Stark, aunque mal abordada en especial en la revelación del secreto de Jon, al menos mantiene el arco de su personaje firme y aboga por la independencia del Norte. Esa siendo una de las pocas cosas que me gustó.

Saltamos al gran epílogo, que al principio pensé que no estaba tan mal aceptar. Pero lentamente todo desciende a comedia y exposición en dialogo que me hicieron sentir que en cualquier momento las risas enlatadas entrarían para señalarnos cuando debemos reír. El aire ligero por el cual quisieron llegar de manera casi instantánea es molesto en especial cuando se supone que acabamos de ver las mayores tragedias. Una ciudad reducida a cenizas -ya reconstruida- que solo fue una conveniencia del guión pues la única responsable en morir fue Daenerys mientras incluso Gusano Gris se fue creyendo que hizo lo correcto.

Luego nos enteramos que Jon solo pudo evitar ejecución siendo enviado a la Guardia de la Noche, un lugar que ya no sirve para ningún propósito. Y todo esto porque el puño de inmaculados que restaban querían justicia a pesar de que se iban a ir para nunca regresar. Quitandole, otra vez en esta temporada, cualquier semblanza de independencia y autonomía narrativa al personaje de Jon.

Seguimos con el epilogo, Jon llega al muro y se reencuentra con Ghost, por fin le hace una caricia. Es poco claro si Jon violó su juramento y se está yendo más allá del muro a ser el líder de los salvajes, porque si estaba portando el negro hizo un juramento del cual solo la muerte lo puede liberar y aunque se podría argumentar que Jon no violaría un juramento ya es imposible saber lo que escriben por conveniencia, la otra posibilidad es que solo haya salido a guiar a los salvajes a su nuevo hogar, cabalgando al horizonte.

Por su lado, Arya Stark decide ir al Oeste de Poniente. No es la primera en la historia en hacerlo, por cierto, solo que nadie ha regresado. Pero dentro de su personaje, me parece algo un poco estirado porque nunca había mencionado que su ansia fuera la de una exploradora o navegadora, pero estoy dispuesto a perdonarlo pues sí es una aventurera.

También tenemos el final dado al Norte. Sansa logra su independencia y es coronada reina. Uno de los únicos arcos dramáticos que está medianamente bien llevado y que en retrospectiva es exactamente el lugar donde ella tendría que haber quedado. No como Reina de Poniente sino de su Norte, un reino independiente que elige a sus lideres de manera loca y las últimas palabras que se escuchan en toda la serie son el vitoreo de los norteños: “¡La Reina en el Norte!” Todo este epilogo acompañado de un interesante soundtrack, como siempre Ramin Djawadi consistente con su genialidad musical.

Así termina la serie. Sin duda el mismo final se pudo haber hecho mejor, con al menos unas 10 temporada sen total de 10 episodios cada una. Con el tiempo de desarrollar a Bran como personaje para ser un Rey, de redimir a Tyrion como alguien que no solo comete errores sino da aciertos múltiples veces, respetando a Jon como personaje y a los caminantes blancos como amenaza y sin todo tan apresurado.

Al final espero que muchos lo hayan disfrutado, los que no espero puedan sacar algo bueno de esto como, tal vez, leer los libros. Sin embargo esto es lo que tenemos y este ese el fin de la serie. Personalmente la sigo amando aunque de manera agridulce, porque las últimas dos temporadas no quitan los grandes momentos que las primeras 6 me dieron y eso nunca lo cambiaré por nada.

Por el momento, mi guardia ha terminado.

nl





Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Te Recomendamos